Junta concede 90.000 euros a la UGR para el servicio de préstamos de bicicletas, que comenzará en septiembre

Los estudiantes deberán mandar un mensaje de móvil para desconectar la bicicleta de su soporte electrónico

GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)

La Junta de Andalucía ha concedido una subvención de 90.000 euros a la Universidad de Granada (UGR) para la implantación del servicio de préstamos de bicicletas para el desplazamiento 'intercampus' entre los miembros de la comunidad universitaria, lo que se pondrá en marcha de forma definitiva a partir del próximo curso.

La citada subvención ha sido publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) conforme a una resolución del 19 de mayo de la Dirección General de la Agencia Andaluza de la Energía, con la que la UGR firmó un convenio hace unos meses para poner en marcha el proyecto.

El profesor de la UGR e impulsor de la iniciativa, Juan Manuel Santiago Zaragoza, explicó a Europa Press que a partir del próximo septiembre se implantará una primera fase con un total de 50 bicicletas y varios puntos de préstamo repartidos por el Campus de Fuentenueva y de Aynadamar, así como en las instalaciones deportivas de Cartuja y el Complejo Administrativo Triunfo.

Posteriormente se iniciará una segunda fase con unas 150 bicicletas y la ampliación de los puntos de préstamo al Campus de la Salud y las facultades de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Traducción e Interpretación, Psicología y Centro de Lenguas Modernas.

La idea inicial era poner en marcha este servicio durante el presente curso, aunque "ha habido una serie de retrasos por parte de la empresa", que ofreció a la universidad bicicletas sin marchas, "lo que no es muy operativo para una ciudad como Granada", explicó Zaragoza.

La empresa valenciana enviará las primeras 50 bicicletas en los próximos días, aunque después de las fiestas del Corpus la finalización del curso "ya estará encima", motivo por el que la universidad ha preferido aprovechar estas semanas para dar la máxima difusión al servicio e implantarlo en septiembre.

Los usuarios de este servicio deberán ser en principio miembros de la comunidad universitaria --aunque no se descarta el acceso a otros colectivos en función de la demanda-- y deberán pagar unos diez euros anuales en concepto de seguro de accidentes.

La idea es que los estudiantes puedan acceder al servicio mandando un mensaje de móvil, tras lo que recibirán una clave que deberán introducir en los puntos de préstamos electrónicos a fin de poder desconectar la bicicleta de su soporte

El profesor de la UGR calificó de muy positiva esta medida, que favorecerá el uso de un modo de transporte más sostenible entre la comunidad universitario, aunque consideró que sería más fácil implantarlo si hubiera más carriles bici en la ciudad.

La bicicleta es un medio de transporte muy rápido y eficaz, aseguró Zaragoza, que manifestó su deseo de que este servicio de préstamo tenga éxito y anime a las instituciones a crear más carriles específicos para promover su uso.