Justicia suprime dos direcciones generales para mejorar los recursos y avanzar en la eficacia de la gestión de servicios

Begoña Álvarez reconoce que el sistema judicial actual "no es propio del siglo XXI" y apuesta por analizar las causas de su "ineficacia"

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Justicia y Administración Pública de la Junta de Andalucía ha suprimido dos direcciones generales y ha reordenado sus competencias al objeto de obtener una mayor eficacia en la gestión de los servicios públicos y mejorar así los recursos de la Administración Pública.

En este sentido, la consejera del ramo, Begoña Álvarez, que presidió en la mañana de hoy en Sevilla el acto de toma de posesión de los altos cargos de su departamento, justificó que, "fiel al discurso del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, y consciente del contexto económico actual", Justicia ha decidido reorganizar su estructura y suprimir dos direcciones generales.

Álvarez aseguró que tanto ella como el nuevo equipo "van a estar al lado de los andaluces en todas sus necesidades y peticiones, que son una reivindicación prioritaria", precisando en este punto que, "además de su experiencia técnica", el nuevo equipo "está orientado a gestionar las políticas sociales que demandan los ciudadanos". Así, de los diez altos cargos que conforman la nueva estructura, ocho son funcionarios de la Administración, y dos profesionales "que conocen en profundidad sus áreas de gestión".

Durante su discurso, la consejera señaló que el objetivo de su departamento es "sacar adelante un proyecto ambicioso orientado al ciudadano en el que el principal objetivo no es otro que el de la modernización", al tiempo que anunció que, para la mejora del servicio público de la Justicia, su Consejería irá manteniendo contactos con los colectivos corresponsables en la modernización judicial, de manera que se lleve a cabo de manera conjunta "el profundo cambio de estructura que Andalucía necesita y merece".

De igual modo, Álvarez reconoció que el sistema judicial actual "no es propio del siglo XXI", abogando en esta línea por "analizar y estudiar concienzudamente las causas de la ineficacia de dicho sistema para poder configurar una Administración moderna y adaptada a los tiempos que corren".

DEL "VUELVA USTED MAÑANA" AL "DEME USTED CINCO MINUTOS"

Tras aseverar que "el salto del 'vuelva usted mañana' al 'deme usted cinco minutos' supone un ejercicio de buena voluntad, colaboración y eficacia administrativa", recordó algunas de las mejoras en infraestructuras que su departamento ha realizado desde el traspaso de competencias, como la creación en la región de 174 nuevos juzgados, 59 nuevas plazas de magistrados de órganos colegiados y once nuevas secciones en las audiencias provinciales.

Álvarez destacó que este "considerable" aumento en el número de órganos judiciales ha supuesto un incremento de la plantilla total de los diferentes cuerpos de funcionarios al servicio de la Administración de Justicia de 2.063 nuevos puestos, aunque reconoció que la demanda de los ciudadanos "no está satisfecha, y somos conscientes" de ello.

Por último, anunció que su departamento impulsará los procesos ya existentes de incorporación de las nuevas tecnologías a los procedimientos administrativos, haciendo de la Administración andaluza "un conjunto de órganos con los que sea fácil relacionarse por cualquier ciudadano, y que presten los servicios a la mayor rapidez posible y de la manera más eficaz".

REORGANIZACIÓN

Según el decreto aprobado hoy en Consejo de Gobierno, la estructura de la Consejería queda configurada en dos secretarías generales, una de ellas con competencias en el ámbito de la Justicia --a cargo de Pedro Izquierdo-- y la segunda para la Administración Pública --Rafael Cantueso--. De la primera depende la Dirección General de Oficina Judicial, Justicia Juvenil y Cooperación, que estará presidida por Jorge Pérez de la Blanca Capilla.

También dentro de la Secretaría General de Justicia, se enmarca la Dirección General de Infraestructuras y Sistemas, a cargo de Inmaculada Jiménez Bastida, que trabajará en la dotación y adecuación de los medios personales y materiales a fin de contribuir a ofrecer un mejor servicio público de la Justicia. De este modo, se reordenan las competencias de la Secretaría General para la Justicia y se reducen dos direcciones generales.

En la Secretaría General de la Administración Pública se mantienen la Dirección General de Modernización e Innovación de los Servicios Públicos --a cargo de María Pérez Naranjo--, la Dirección General de Función Pública --Manuel Alcaide Calderón-- y la Dirección General de Inspección y Evaluación de los Servicios --Beatriz Sainz-Pardo Prieto-Castro--. En este apartado, la consejera ha subrayado la necesidad de concebir un modelo de Administración Pública más eficiente y propio de la segunda modernización de Andalucía.

En el organigrama de la Consejería se mantienen la Secretaria General Técnica, a cargo de María Pérez Porras, y el Instituto Andaluz de la Administración Pública, dirigido por José Antonio Soriano, quien repite en su cargo.

En el acto celebrado hoy en la sede de la Consejería de Justicia en Sevilla han tomado posesión de sus nuevos cargos el viceconsejero, José Antonio Ortiz Mallol; el secretario general para la Administración Pública, Rafael Cantueso; la secretaria general técnica, María Pérez Porras; el director general de Oficina Judicial, Justicia Juvenil y Cooperación, Jorge Pérez de la Blanca Capilla; el director general de Función Pública, Manuel Alcaide, y la directora general de Inspección y Evaluación de los Servicios, Beatriz Sainz-Pardo.