La aportación económica de los fieles de la Diócesis de Santander supera en más de ocho puntos a la media nacional

La Diócesis hace un llamamiento a los fieles para que marquen las casillas de la Iglesia y fines sociales en la declaración de la renta

SANTANDER, 13 (EUROPA PRESS)

La Diócesis de Santander recibió del Estado el año pasado en concepto de asignación tributaria 2,5 millones de euros, lo que supone el 16,5% del total de sus ingresos, frente a una media nacional del 25%. Un porcentaje que es "bueno" en cuanto que significa que en esta diócesis tiene "más peso" la aportación de los fieles que en otras, en concreto ocho puntos y medio más.

Así lo han señalado hoy el Vicario Episcopal para Asuntos Económicos de la Diócesis de Santander, José Oláiz, y representantes del Consejo Diocesano para el Sostenimiento de la Iglesia, que han presentado en rueda de prensa los datos económicos de 2008 y la campaña para promover el apoyo de los ciudadanos al sostenimiento de la Iglesia a través de la declaración de la renta de este año.

Todos ellos hicieron un llamamiento tanto a los fieles como al conjunto de los contribuyentes para que en su declaración marquen la casilla de la Iglesia católica, y también la de fines sociales, dado que no son excluyentes, y de esta forma colaborar en la financiación de sus actividades.

Valentín Laso, laico del Consejo Diocesano, destacó los "positivos" resultados que se han obtenido desde la puesta en marcha hace un año por la Iglesia de esta campaña, denominada 'Por todos', no sólo desde el punto de vista económico, sino por lo que ha supuesto de "concienciación" y conocimiento por parte de los ciudadanos de las actividades de la Iglesia, en este caso de la Diócesis de Santander.

No obstante, consideró que es necesario "seguir avanzando" en esta línea, porque el objetivo es "muy amplio" y "falta mucho por conseguir".

En su opinión, "gran parte" de los ciudadanos han asimilado de forma "correcta" el cambio de financiación de la Iglesia, al tiempo que se demanda a ésta "más información" sobre la gestión de sus recursos, cosa "muy lógica" por otra parte, y que la institución está poniendo "todo su empeño" en cumplir para avanzar en la "información y transparencia".

Los representantes de la iglesia en la comunidad cántabra señalaron que con esta campaña intentan que su mensaje llegue al "mayor número de personas", sean católicos o no.

Así, precisaron que aunque la responsabilidad de su sostenimiento es "fundamentalmente" de los católicos, no lo es sólo de ellos, y "cada vez son más" las personas que "valoran" la labor que realiza la iglesia en el mundo y optan por esta forma de colaboración para ayudar a financiar su "ingente tarea" evangelizadora y solidaria, centrada en los "más pobres".

En este sentido, el director de Cáritas, José Luis Arango, aseguró que "la Iglesia, y más en estos tiempos, es de los pobres", y cada vez son más lo que acuden a esta organización, que es la "cara social" de esta institución, para pedir ayuda.

DATOS ECONÓMICOS DE 2008

En cuanto a los datos económicos de la Diócesis de 2008, el total de ingresos ascendió a 15.241.828 euros. De ellos, 5,1 millones (el 33,80 por ciento del total) fueron por aportación directa de los fieles. A continuación se situaron los procedentes de su patrimonio, con 2,7 millones (el 18% del total); los procedentes de la asignación tributaria (2,5 millones, el 16,5% del total); y los de servicios e instituciones diocesanas, con 2,1 millones (el 15%).

El resto correspondió a subvenciones públicas, con algo más de 1 millón de euros (el 7,10% del total); enajenaciones, con 833.843 euros (el 5%); y aportaciones de parroquias y comunidades religiosas, con 714.279 euros (el 4,6%).

Por su parte los gastos ascendieron a un total de 15.573.679 euros. El capítulo más importante fue el de conservación y obras, con 4,8 millones de euros (el 31% del total), seguido de los de personal, es decir de los 335 sacerdotes y religiosos (que perciben 900 euros mensuales) y de los 39 seglares, que supusieron 3,7 millones (el 24 y 6,5% respectivamente del total). El salario del Obispo de Santander asciende a 1.200 euros al mes, según precisaron.

El resto de las partidas correspondieron a pastorales y asistenciales (2 millones, el 13% del total); funcionamiento (1,5 millones, el 9%), instituciones diocesanas (1,1 millones, el 8%), colectas solidarias (Domund y otras), con 714.279 euros (el 4,6%), e IVA de Hacienda, con 550.470 euros (el 3,5%).