La Asamblea de Caja Rural de Toledo aprueba por unanimidad las cuentas anuales y el informe de gestión

TALAVERA (TOLEDO), 24 (EUROPA PRESS)

Los más de 3.000 socios de Caja Rural de Toledo convocados a la Asamblea General Anual celebrada esta tarde en el Recinto ferial de Talavera de la Reina (Toledo) aprobaron por unanimidad el informe de gestión y las cuentas anuales de la entidad, correspondientes al ejercicio de 2008, que arrojaron unos beneficios de 40,9 millones de euros, un 7,15 por ciento superior al del año pasado.

A su conclusión, tanto los asistentes a la Asamblea como las autoridades y representantes de instituciones invitadas al acto acuden a una cena de hermandad en el mismo Recinto Talavera Ferial.

A cierre del ejercicio 2008, los recursos propios computables ascendían a 227 millones de euros, un dato que para el director general de la entidad, Rafael Martín Molero, destaca su "fuerte posición" de liquidez, que al cierre del ejercicio superaba los 463 millones de euros.

Por otro lado, el crédito en Caja Rural de Toledo experimentó un alza del 8,97 por ciento que se soporta en la concesión de 9.712 operaciones por un importe total de 675 millones de euros, lo que supone un signo inequívoco del compromiso de la entidad castellano-manchega con los sectores productivos y las familias de su área de influencia.

El correcto funcionamiento de los instrumentos de vigilancia de Caja Rural de Toledo sobre el riesgo de crédito ha llevado a la entidad, según Martín Molero, a la excelencia en términos de ratio de morosidad y coberturas de insolvencias.

Según la entidad, al cierre del ejercicio 2008, las operaciones dudosas representaban el 1,57 por ciento del saldo total de la inversión crediticia, con una cobertura superior al 126 por ciento. Dicho ratio de morosidad se ha mantenido "muy por debajo" de la totalidad de entidades financieras de la región y de la inmensa mayoría del resto de entidades financieras del país.