La Audiencia deniega la excarcelación del preso considerado como el más antiguo de España

El abogado de Montes Neiro recurrirá al Supremo y mantiene su pretensión de solicitar el indulto al Ministerio del Interior

GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Granada ha denegado la excarcelación de Miguel Montes Neiro, considerado como el preso más antiguo de España tras haber enlazado condenas que le han llevado a estar entre rejas desde hace 34 años, después de que la Fiscalía se haya posicionado en contra de la refundición de las penas impuestas contra él en cuatro sentencias.

Concretamente, su abogado, Félix ángel Martín García, había solicitado que se le refundiera una condena actual con las de una sentencia de 30 de mayo de 1998, las de un fallo del 7 de enero de ese mismo año, y las de 2 de marzo de 2009.

En un auto que se ha notificado este 15 de septiembre, al que tuvo acceso Europa Press, el tribunal de la Sección Primera considera que no puede refundirlas porque la doctrina del Tribunal Supremo exige "como requisito inexcusable" para ello que los hechos delictivos se pudieran haber enjuiciado en un sólo proceso, "lo que excluye los delitos futuros, es decir, los que el condenado pueda cometer después del cumplimiento de su condena o durante la misma".

Lo contrario, sostienen los magistrados, "significaría una especie de crédito a su favor que actuaría como patente de corso frente a posteriores hechos delictivos". En ese sentido, como la refundición pretendida se refiere a dos sentencias de mayo y enero de 1998, otra de 2009 y una última que se enjuició en 2006, "no procede" aceptar la solicitud del letrado de Montes Neiro.

El abogado del preso, "decepcionado" por el auto dictado por la Audiencia, ha decidido ya recurrirlo ante el Tribunal Supremo y mantiene su pretensión de llevar el caso de su representado al Ministerio del Interior para pedir su indulto. Además, tiene previsto reunirse este jueves con el fiscal para pedirle explicaciones acerca de su posición, "ya que está claro que a este hombre no le corresponde llevar 34 años en prisión".

Martín García cree que si la Audiencia hubiera admitido su solicitud "hubiera significado reconocer que el sistema falla" y eso, a su juicio, quiere dejarlo el tribunal granadino a merced de la opinión del Supremo. "Este hombre tendría que estar en la calle y los jueces no quieren reconocer que se han equivocado con él. Por eso, estamos dispuestos a agotar todas las vías para conseguir lo que es de justicia", ha asegurado el letrado en declaraciones a Europa Press.

EN LA CÁRCEL DESDE EL COMIENZO DE LA DEMOCRACIA

Montes Neiro, que ha estado cumpliendo pena de cárcel desde el 7 de octubre de 1976 por una veintena de causas --con cinco periodos en los que permaneció fugado--, desea reunirse con su hermana Encarnación, que lleva pidiendo desde hace años justicia para su hermano, aunque es consciente "de que el mundo ha cambiado mucho desde 1976, que la gente viste distinto y tiene coches y teléfonos modernos".

El preso ha sido condenado en once ocasiones, la más grave por un delito contra la salud pública de seis años de cárcel, y entre 1978 y 2006 ha permanecido casi 1.400 días evadido de la justicia. Según los cálculos de su abogado, se le deberían contabilizar 16.822 días en prisión provisional, es decir, 46 años y ocho meses.

Martín García, argumenta que, según el Código Penal, "el máximo de cumplimiento efectivo de la condena no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años".

Montes Neiro ingresó en prisión el 7 de octubre de 1976 y saldrá en mayo de 2012. En 2009 hizo una huelga de hambre de un mes y medio en demanda de asistencia sanitaria. En noviembre de ese año escribió una carta en la que solicitaba que le hicieran "bien" la cuenta sobre su condena. "Más que fugado, estoy cansado de soportar tanta injusticia, tanta sinrazón, tanta trampa. Que cometí delitos es cierto. Pero estoy convencido de haberlos pagado", decía.