La CECE llevará a los tribunales a las organizaciones que utilicen como "arma política" al colegio Alborada, en Alcalá

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) llevará a los tribunales a aquellas organizaciones que intenten obstaculizar "ilegítimamente" la puesta en marcha del colegio Alborada, en Alcalá de Henares, "que ha ganado en firme y de modo totalmente claro y transparente una concesión administrativa en concurso público".

En un comunicado, la confederación denunció hoy el "acoso político y mediático" al que se está sometiendo al Colegio Alborada, en Alcalá de Henares, por su condición religiosa, por parte de partidos políticos como el PSOE, sindicatos como CC.OO. u organizaciones de padres vinculadas a CEAPA y la Federación Comarcal de Asociaciones de Vecinos.

Perteneciente a la Fundación Tajamar y Tertio Millennio, el centro, que empezará a funcionar en septiembre del próximo curso, ha sido el centro de las polémicas porque segregará a los alumnos por sexo, razón que le han llevado a muchas organizaciones a crear una coordinadora "con el único fin de impedir la puesta en marcha de este centro", y alegando que su modelo educativo "discrimina por sexo".

De hecho, la CECE recordó que la portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, ha ido "incluso más lejos" acusando al centro de haber conseguido el suelo para construirse en un proceso "irregular" y afirmando que cuando gobierne su partido en la Comunidad, "se revisarán los conciertos educativos que atenten contra la Ley de Igualdad" en alusión a los centros que separan por sexos.

Ante estas "difamaciones", la CECE señaló que el modelo de educación separada está amparado por la Constitución, por la Ley Orgánica de Educación (LOE), por la UNESCO y por varias sentencias del Tribunal Supremo. Además, destacó que pese a las críticas este centro ya ha recibido más de 300 solicitudes de cara al curso que viene.

En el mismo sentido, señaló que la CECE ha tenido conocimiento de la "desazón" que causa en muchas familias que un partido político utilice el concierto "como arma política para atacar a la educación separada, modelo que cada año gana más alumnos como demuestra el hecho de que cada curso cuente con una demanda muy superior a la oferta".

Así, señaló que el Partido Socialista de Madrid (PSM) está atentando contra centros como Alborada "coartando el derecho constitucional de libertad educativa que tienen los padres". "Acciones como esta demuestran una absoluta falta de responsabilidad política, ya que atenta contra derechos fundamentales de los ciudadanos", añadió.

También criticó que los socialistas "quitan el velo a un partido político con la excusa de defender la igualdad", y lo único que pretenden "es imponer un modelo educativo único, igualitario y totalitario donde sólo quepa la opción estatal dejando a un lado el criterio de las familias".