La CHD detecta en las aguas del Porma (León) la presencia del alga invasora que el pasado verano infestó el río Revinuesa

LEÓN, 12 (EUROPA PRESS)

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) confirmó la presencia de un alga invasora, la Didymosphenia geminata, más conocida como "moco de roca" en las aguas del río Porma en la provincia de León.

En concreto, la presencia del alga se ha detectado en el tramo que va desde el azud de la minicentral de 'Los Molinos', situada aguas abajo de la localidad de Cerecedo hasta el puente del camping del Boñar.

Según informaron a Europa Press fuentes de la CHD, los análisis de las muestras recogidas por los técnicos y realizados por la Universidad de León, entidad colaboradora del Organismo de cuenca, confirmaron que se trata de la citada especie, una de las algas invasoras de agua dulce más expansivas de todo el mundo.

Las infestaciones por éste alga crecen rápidamente formando "alfombras" de varios centímetros de espesor que pueden llegar a cubrir todo el lecho fluvial a lo largo de varios kilómetros y las colonias tienen un color pardo amarillento y una consistencia mucosa al tacto.

"La presencia de esta especie en los ríos causa importantes daños ambientales, el hábitat de los invertebrados acuáticos se reduce drásticamente ya que los insectos son incapaces de alimentarse alterando, de esta forma, toda la cadena alimentaria", destacaron las mismas fuentes antes de añadir que, en consecuencia, los peces pueden llegar a desaparecer, tanto por la falta de alimentos como porque las algas cubren los frezaderos e impiden la reproducción.

RECOMENDACIONES

Cuando la presencia del alga es mayor, las colonias acaban obturando también las estructuras artificiales como acequias, tomas de agua o estaciones de aforo y dado que el principal factor de dispersión del alga es el hombre, ya que esta especie puede permanecer durante varios días adherida a botas, aparejos de pesca y embarcaciones, el Organismo de cuenca para evitar su propagación recomienda evitar la pesca y actividades recreativas en los tramos afectados; comprobar que la ropa y el material que ha estado en contacto con el agua no está infectado y limpiar el material de pesca sumergiéndolo diez minutos en agua a una temperatura de 60 grados o congelarlo.

A ellas se suman las recomendaciones de descontaminar la superficie de las embarcaciones que hayan estado en contacto con el alga y evitar las zonas de baño, en algunos casos se han dado casos de irritaciones.

Por otro lado, desde el punto de vista de la prepotabilidad del agua procedente del río Porma, el alga, según los datos que maneja la CHD, no produce efectos negativos que se hayan detectado "sin perjuicio de lo que dictamine la autoridad sanitaria respecto de las aguas de consumo humano".

En este sentido, la CHD remitió un informe a las autoridades competentes, en concreto a los servicios territoriales de Medio Ambiente y Sanidad de la Junta de Castilla y León y al Ayuntamiento de León, que fue la administración que alertó de la existencia de algún tipo de alga al detectar su presencia en los filtros de arena de la estación de tratamiento de agua potable de la localidad, para que conozcan la situación.

Es la segunda vez que se registra, en la cuenca del Duero una infestación masiva de éste alga ya que en los meses de verano del año pasado se descubrió su presencia en el río Revinuesa a su paso por Vinuesa (Soria) aunque tanto ésta experiencia como otros casos detectados en la cuenca del Ebro han demostrado que el alga suele desaparecer por sí sola y que las medidas a tomar deben centrarse en evitar su propagación.