La CHN advirtió a Sniace de que le iba a revocar la autorización de vertidos si no cumplían las condiciones

SANTANDER, 6 (EUROPA PRESS)

La Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) advirtió a directivos de Sniace de que la autorización para realizar vertidos en el Saja-Besaya iba a ser revocada si no cumplían las condiciones del Plan para la Regularización de Vertidos.

Así lo reveló hoy el jefe de Área de Vertidos de la Comisaría de Aguas de la CHN, Manuel Gutiérrez, en la tercera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Cantabria contra el secretario del Consejo de Administración de esta compañía, el abogado Miguel Gómez de Liaño, para quien la Fiscalía pide cinco años de prisión por unos vertidos realizados sin autorización en diciembre de 2006.

Tanto Pérez como el Comisario de Aguas, Carlos Blanco, rechazaron por tanto que se les dijera a miembros del Consejo de Administración que podían seguir vertiendo mientras se decidía sobre la prórroga de la autorización. "En absoluto", aseveró Blanco, en respuesta a preguntas de la defensa de Sniace sobre si había una autorización "tácita".

Sniace contaba con un Plan de Regularización de Vertidos, en cumplimiento de la ley, que fijaba una serie de fases y plazos para reducir la cantidad de vertidos. El primero de ellos expiraba en diciembre de 2003, y la empresa advirtió a la CHN de que no podría cumplirlo de manera íntegra, por lo que pidió una prórroga o un nuevo plazo.

Esta petición sería finalmente denegada y en junio de 2006 se revocó la autorización. La empresa recurrió la decisión de la CHN ante los tribunales, y el asunto está pendiente de un nuevo recurso ante el Tribunal Supremo.

El 18 de diciembre de 2006, el Seprona tomó muestras de un nuevo vertido de 3.155 metros cúbicos por hora que, según han explicado los responsables de la CHN, equivalía al vertido sin depurar de una población de 390.000 habitantes, casi dos veces la población de Santander, según apuntó el Ministerio Fiscal.

(Seguirá ampliación)