La comercialización de bombones para promocionar la ruta del Tambor y Bombo del Bajo Aragón supera previsiones

TERUEL, 7 (EUROPA PRESS)

Las previsiones iniciales de comercialización del souvenir turístico formado por nueve bombones para promocionar la ruta del Tambor y Bombo del Bajo Aragón se han superado y las 7.000 unidades previstas serán ampliamente superadas por la demanda que ha generado este novedoso souvenir.

Los nueve bombones se vende al precio de seis euros en varios establecimientos comerciales del Bajo Aragón, así como en las ciudades de Zaragoza, Teruel y Huesca, según ha informado la Cámara de Comercio de Teruel en un comunicado.

Este producto es el resultado de un proceso que comenzó en 2007 con una idea de la estudiante de diseño Cristina Muniesa, y que dos años más tarde se ha materializado gracias al soporte de la Ruta y a la gestión de la Cámara de Comercio de Teruel.

Los dulces se presentan en un envoltorio en la que aparece el logotipo de la Ruta del Tambor y Bombo del Bajo Aragón y en la que se destaca el comercio que los elabora, la 'Pastelería Isabel' de Alcorisa (Teruel).

El producto aparece acompañado de un folleto en el que se explican brevemente los atractivos turísticos y culturales de los nueve pueblos que conforman el recorrido de la Ruta.

Esta caja de nueve bombones, uno en honor de cada uno de los municipios que integran la Ruta del Tambor y Bombo, pretende que los turistas que este año visiten la Semana Santa bajoaragonesa se lleven un buen sabor de boca. Además, cada dulce se ha inspirado en un sabor típico de la Tierra Baja.

Así, el bombón de Albalate del Arzobispo está hecho de cerezas con anís; el de Alcañiz, de almendra marcona con vainilla y albaricoque; el de Alcorisa, de praliné de Piedrecicas del Calvario, almendra y chocolate, y el de Andorra, de Aceite de del Bajo Aragón D.O.

Además, el de Calanda, de Melocotón de Calanda D.O.; el de Híjar, de turrón guirlache; el de La Puebla de Híjar, de infusión de tomillo, miel y limón; el de Samper de Calanda, de queso con uvas; y el de Urrea, de nueces.

EL PROCESO DE CREACIÓN

La idea original fue de Cristina Muniesa, una alcorisana que desde el pasado mes de septiembre disfruta de una beca Erasmus estudiando Fotografía y Diseño en TAIK, la Universidad de Helsinki (Finlandia). Durante el curso 2006-2007, ideó este proyecto para la asignatura de Diseño Industrial, que también presentó a la junta directiva de la Ruta, que lo acogió "muy bien".

El presidente de este organismo, Javier González, ha manifestado durante la presentación que "desde el primer momento todos fuimos partidarios, ya que nos pareció que podría dar mucha publicidad a la Ruta".

Además, "teníamos claro que había que dejar el asunto en manos de profesionales, por lo que hablamos con la Cámara de Comercio para que gestionara todo el trabajo".

El presidente de la Cámara de Comercio de Teruel, Jesús Blasco, ha indicado que "no pudimos decir que no porque desde el primer momento nos pareció una idea magnífica que ahora ratificamos".

La institución cameral elaboró entonces un pliego de condiciones para sacar a concurso la fabricación de un dulce en el que estuvieran representados todos los municipios que conforman la Ruta.

ELECCIONES DE LA PASTELERÍA

Un jurado, compuesto por miembros de la Cámara y de la Ruta, un experto pastelero y Cristina Muniesa, decidió que fuera 'Pastelería Isabel' de Alcorisa la que se encargara de fabricar los bombones que ella misma había propuesto.

Tras varias cambios encaminados a mejorar la comercialización del producto, se determinó que los bombones simularan la forma de un tambor en lugar de ser cuadrados, tal y como había planificado la precursora de la idea.

También se cambió la caja, haciéndola rectangular en lugar de cilíndrica. "Finalmente hemos conseguido un diseño muy atractivo, el resultado está a la vista", ha afirmado el presidente de la Cámara de Comercio de Teruel.

Blasco ha deseado que esto sea "el comienzo de costumbres tan importantes como la de ir a Ávila y comprar las famosas yemas de Santa Teresa, o la de no marcharse de Guadalajara sin haber adquirido bizcochos borrachos".

"Espero que se convierta en obligatorio para el turista llevarse una caja de estos bombones, ya que es una idea excepcional que tiene todo a favor para salir adelante", ha agregado.

UNA TAREA COMPLICADA

La responsable de 'Pastelería Isabel', Isabel Félez, ha señalado que para la elaboración de los bombones "hemos intentado jugar con los sabores de la zona, algunos tan novedosos como el aceite y el queso de cabra" y "estamos satisfechos con el resultado, ya que combinan muy bien con el chocolate".

Félez ha afirmado que "los dulces más difíciles de elaborar han sido el de melocotón y el de cerezas; darles una fecha de caducidad larga sin utilizar conservantes para mantener la fruta fresca es muy complicado, pero lo hemos conseguido".

El establecimiento fabricante del nuevo producto difusor de la Ruta ha tenido en cuenta el disfrute de las personas celíacas, ya que los dulces no llevan gluten.