La Comunidad se congratula de que ArcelorMittal haya decidido mantener abierta la planta de Villaverde

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Madrid se congratuló hoy de que ArcelorMittal haya decidido mantener abierta la planta que tiene ubicada en Villaverde después de que la dirección de la empresa y el comité de empresa hayan llegado a un acuerdo para mantener abierta la fábrica con una actividad mínima mientras dura su Expediente de Regulación de Empleo.

Según señaló la Consejería de Economía y Hacienda, esta decisión le fue comunicada a la viceconsejera de Economía, Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, Eva Piera, por parte del director general de ArcelorMittal España, Gonzalo Urquijo, quién le indicó su intención de mantener una producción.

A pesar de que esta producción va a ser más reducida que la actual e intermitente en el tiempo, la intención es que permita garantizar un adecuado mantenimiento y operación de la maquinaria hasta que la situación permita volver a reactivar totalmente la planta en cuanto se recupere parte del mercado del acero.

La Consejería de Economía y Hacienda ha mantenido varias reuniones y contactos tanto con la dirección de la empresa en España como en Luxemburgo, así como los sindicatos, con el objetivo de asegurar que no se detuviera totalmente la actividad de esta fábrica y evitar que resultase inviable desde el punto de vista técnico-económico.

De hecho, tan destacado ha sido el papel del Gobierno regional que el Comité de empresa de ArcelorMittal ha expresado especialmente su agradecimiento a la Comunidad de Madrid por las gestiones realizadas para hacer posible este acuerdo.

Esta decisión atenúa la primera intención del grupo ArcelorMittal a nivel europeo y que, en el caso español, afectaba de una u otra forma a todos las instalaciones que la multinacional tiene implantadas en 16 de las 17 comunidades autónomas.

En el caso concreto de la Comunidad de Madrid, Arcelor había decidido parar durante un año completo la planta de perfiles instalada en Villaverde, en la que trabajan 400 personas y que genera un empleo indirecto que supera los 3.000 trabajadores.