La crisis esquiva en Sant Jordi a las floristerías, que esperan aumentar la venta de rosas un 15% respecto a 2008

Las ventas globales en el sector han caído un 10% en el último año, aunque ningún establecimiento se ha visto obligado a cerrar

PALMA DE MALLORCA, 22 (EUROPA PRESS)

La crisis esquivará a las floristerías de Mallorca durante el día de Sant Jordi, que se celebra mañana, ya que esperan aumentar la venta de rosas en un 15 por ciento, respecto a la misma fecha de 2008, gracias a que en los últimos diez años, esta festividad se ha ido popularizando entre los ciudadanos de la isla.

En declaraciones a Europa Press, la secretaria de la Asociación de Floristas de Mallorca, Pilar Moncades, indicó que a pesar de que dentro del sector el Día de Sant Jordi no es la fiesta "más importante" en cuanto a la venta de flores, lo cierto es que cada año "se celebra más", si bien admitió que "no tiene la misma repercusión que en Cataluña, donde esta jornada tiene una simbología para los enamorados, que optan por comprar rosas a sus parejas".

Así, apuntó que cada año, se registra un aumento de entre un 12 y un 15 por ciento en las ventas de rosas en las floristerías de Mallorca, en relación a los ejercicios anteriores, tendencia que, a su juicio, se repetirá mañana a pesar de la crisis, de forma que auguró que la actual situación económica no afectará en la compra de rosas, cuyo coste oscilará entre los 1,5 y los 5 euros en función de su calidad, pero siempre preparada con la espiga.

Preguntada sobre los efectos de la crisis en el sector, Moncades remarcó que las floristerías están "manteniendo el tipo", a pesar de que han reducido las ventas en un 10 por ciento en el último año. "Se nota que hay crisis, porque la gente se lo piensa mucho más a la hora de entrar en una floristería y, por tanto, este tipo de comercios están teniendo problemas", remarcó.

No obstante, destacó que, de momento, ninguna de las 130 floristerías de Mallorca se ha visto obligada a cerrar, debido a que, según recordó, las flores están presentes en todas las etapas de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, al igual que en los acontecimientos importantes, como las bodas, que "siempre seguirán existiendo haya o no crisis". Sin embargo, Moncades indicó que se ha reducido el importe que los ciudadanos se gastan en flores, sobre todo, a la hora de regalarlas.