La Delegación de Medio Ambiente decidirá ahora qué sanción imponer a Cetursa por el balizamiento de las pistas

GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)

La Delegación de Medio Ambiente en Granada tendrá que decidir a partir de ahora qué sanción imponer a Cetursa por el acondicionamiento y balizamiento, el fin de semana del 21 y 22 del pasado mes de febrero, de un área fuera del dominio público esquiable de la estación de Sierra Nevada y que pertenece al Parque Nacional, después de que la Fiscalía no haya visto en esa adecuación reproche penal pero sí una infracción administrativa.

Será cuando la Dirección General de Sostenibilidad de la Red de Espacios Protegidos de la Consejería de Medio Ambiente le remita el acuerdo de inicio del expediente sancionador, un solo trámite que podrá producirse en los próximos días, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación.

La denuncia, que interpuso el Organismo Autónomo Parques Nacionales, en relación a la apertura de nuevas pistas en los terrenos de la finca Dehesa de San Juan (propiedad del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino), se remitió en su día a la Dirección General, que inició actuaciones previas, según lo dispuesto en el artículo 12 del Real Decreto 1398/1993 por el que se regula el ejercicio de la potestad sancionadora.

Como en otros procedimientos de este tipo, si de esas actuaciones se derivan circunstancias que permitan incoar el sancionador, la Dirección General inicia el expediente y se lo notifica a la Delegación, momento en el que se encuentra actualmente el expediente por el balizamiento de pistas. Así, una vez fijados los hechos y las infracciones cometidas, será la Delegación la que proponga la sanción.

La Fiscalía de Granada, que hizo hoy público el archivo de las diligencias de investigación penal abiertas por este asunto, considera que existió la "infracción de disposiciones normativas protectoras del medio ambiente", si bien precisa que en el presente caso, dado que la conducta incidió de forma exclusiva sobre el manto de nieve existente, "no se ha producido perjuicio al equilibrio de los sistemas naturales, máxime al haberse solventado la situación con prontitud", según consta en el decreto del Ministerio Público, de fecha 7 de mayo de 2009, al que tuvo acceso Europa Press.

Se trata, por tanto, de un supuesto de infracción administrativa, que "debe ser depurado por la autoridad competente", concluye la fiscal, que considera así que no se produjo delito ecológico.

La Consejería de Medio Ambiente anunció tras conocerse los hechos que estudiaría sancionar a Cetursa por el balizamiento de las pistas, si bien estaba a la espera de la decisión que adoptara el Ministerio Público, y, por su parte, Cetursa alegó en su día que la incursión en el Parque Nacional se pudo deber a un posible "error de medición".