La Diputación agiliza el fin de las obras de estabilización del Castillo de Montesa

VALENCIA, 18 (EUROPA PRESS)

La Diputación de Valencia ha decidido agilizar la conclusión de las obras de estabilización del Castillo de Montesa teniendo en cuenta "las molestias que su paralización ocasionaban a los vecinos del municipio", según explicó el diputado de Medio Ambiente, Ernesto Sanjuán, informaron en un comunicado fuentes de la corporación provincial.

Asimismo, comentaron que esta institución ha liquidado el contrato que mantenía con la empresa Delta Agrícola S.A. para la ejecución de estos trabajos, al haber entrado ésta en procedimiento concursal. Esta compañía había ejecutado el 12 por ciento del total del proyecto, así que el 88 por ciento restante lo realizará la sociedad que en su día quedó en segundo lugar en la licitación de la obra, Saico S.A., que ha aceptado hacerse cargo de su finalización, señalaron las mismas fuentes.

Las actuaciones, precisaron, está previsto que comiencen el próximo mes de junio y que concluyan en un par de meses aproximadamente. Estos trabajos contemplan el desarrollo de obras de consolidación del talud que existe en torno al castillo, que ha sufrido diversos desprendimientos de rocas.

Sanjuán aseguró que "se trata de un procedimiento complejo que ha conllevado múltiples gestiones y que la Diputación ha tratado de realizar con la mayor celeridad posible, para garantizar el bienestar de los vecinos de Montesa y evitarles las molestias que ocasiona la paralización de las obras".

El diputado indicó que con ello también se pretende apoyar al alcalde de este municipio, que estaba "muy preocupado por solucionar la situación provocada por las circunstancias empresariales de la primera adjudicataria".

El sistema de estabilización del talud previsto anterior al comienzo de las obras en el Castillo de Montesa suponía la construcción de un muro de gaviones realizado con tela metálica y piedra, aunque el área de Medio Ambiente de la Diputación modificó el proyecto, a petición del Ayuntamiento de esta localidad, que perseguía trabajar en esta zona, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), con la ocupación de la menor superficie posible, según las mismas fuentes.

El objetivo del consistorio era ganar superficie al pie del talud para conciliar el tránsito de peatones con el de vehículos, en una vía de doble sentido, y la zona de aparcamiento, afirmaron. La institución provincial proyectó entonces, con coste cero para el consistorio, el anclaje al talud de una malla metálica con geotextil verdoso y una capa de tierra vegetal que se revegetará para que fije el terreno.

Los trabajos se realizarán bajo la supervisión de un arqueólogo a pie de obra que confirmará el cumplimiento de las condiciones de la Conselleria de Cultura respecto a las zonas Bien de Interés Cultural.