La enfermera con ébola está recibiendo el suero de la hermana Paciencia

  • Todas las pruebas que se han realizado a la enfermeraque ha acudido con fiebre alHospital de Alcorcón, han dado positivo.
  • Se trata del primer caso contraído en Europa, según fuentes sanitarias.
  • Accedió dos veces a la habitación del misionero García Viejo.

  • La sanitaria permanecerá aislada en el Carlos III, donde también fueron tratados Pajares y García Viejo. Ambos murieron.

Una enfermera que atendió al misionero García Viejo, contagiada por ébola

Una enfermera que atendió al misionero García Viejo, contagiada por ébola

La auxiliar de enfermería infectada de ébola ingresada en el Hospital Carlos III- La Paz de Madrid está siendo tratada con suero procedente de la hermana Paciencia Melgar, que padeció la enfermedad en agosto y que no fue trasladada a España junto al primer misionero repatriado, Miguel Pajares.Así lo ha confirmado la secretaria de la Sección sindical de CCOO en el hospital La Paz, Esther Quiñones, tras una concentración que han mantenido los trabajadores a la puerta del centro.

La directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Mercedes Vinuesa, había informado en su comparecencia en el Congreso de que a la paciente se le han empezado a aplicar este lunes las"opciones terapéuticas" que hay disponibles en nuestro país.La monja Paciencia Melgar, que había superado el ébola y trabajó en Liberia con el religioso Miguel Pajares, llegó a España el pasado 25 de septiembre procedente de Liberia después de haber estado infectada por el ébola y haber superado la enfermedad, con el objetivo de donar sangre para el religioso García Viejo, que se encontraba ingresado en el Hospital Carlos III infectado por ébola tras haber sido repatriado a España procedente de Sierra Leona. Sin embargo, el misionero falleció ese mismo jueves.

Su vida, de momento, no corre riesgo

La auxiliar de enfermería infectada de ébola ingresada en el Hospital Carlos III- La Paz de Madrid está estable y, por ahora, no tiene "riesgo vital", aunque es "una enfermedad grave", según ha informado el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

Simón, en diversas entrevistas radiofónicas ha afirmado además que el marido ha sido aislado y que "está bien y relativamente tranquilo". En concreto, ha precisado que el Ministerio acordó el lunes con la Comunidad de Madrid proponerle el aislamiento en habitación hospitalaria, y que según sus datos se encuentra en esta situación en el hospital de Alcorcón (Madrid).

También ha asegurado que se propondrá el aislamiento a las personas que hayan podido tener contacto estrecho con la afectada, por "precaución" y por la "alarma social" generada, y hacerles un seguimiento estricto durante los 21 días en que pueden desarrollarse los síntomas.

Este responsable ha subrayado que lo urgente desde el punto de vista de la salud pública es "garantizar que todos los riesgos asociados a este caso están controlados" y que no haya riesgos para el resto de la población, y para ello se está haciendo un listado exhaustivo de las personas con las que la enferma ha tenido contacto en los últimos seis días.

"Sería muy inocente pensar que no existe capacidad de transmisión, claro que existe, aunque sigue siendo muy baja", ha dicho, y ha precisado además que esa capacidad de transmisión es menor en los primeros días, así que le "preocupan más los últimos que los primeros".

Según ha dicho, la Comunidad de Madrid empezó esa tarea de identificación de contactos desde que se identificó el caso como "altamente sospechoso" el día 5 por la noche, y hoy tendrá "muy avanzado" o terminado ese listado.

No obstante, al margen de las personas con las que la auxiliar de enfermería haya podido tener contacto "estrecho", como su marido, este responsable ha estimado que, dado que llevaba días sintiendo "cierto malestar", lo normal es que su contacto social haya estado "algo más militante" y no haya estado tan expuesta como una persona totalmente sana.

Una epidemia muy poco probable

Simón ha subrayado que lo sucedido "era posible pero muy poco probable", y de la misma forma no puede descartarse que "algunos de los contactos de alto riesgo puedan haberse infectado". Sin embargo, ha dicho que la población general debe estar tranquila, porque la posibilidad de una "epidemia real es, de nuevo, posible, pero muy poco probable" y porque se están tomando todas las medidas para que "un riesgo que es muy poco probable sea aún menor".

En paralelo a las medidas de salud pública y a la necesidad de tratar "adecuadamente" a la enferma, Simón ha detallado que se está investigando el origen del contagio para detectar si hay que mejorar el protocolo o si se produjo algún fallo en alguno de los pasos de su aplicación o supervisión, y ha admitido que todas las opciones son posibles.

Eso sí, ha reconocido que el protocolo ante posibles casos de ébola, que fija en 38,6 grados la fiebre a partir de la cual se actúa, es para personas que "espontáneamente se identifican como sospechosas", de modo que ante una persona que ya se encontraba en seguimiento, puesto que atendió al enfermo Manuel García Viejo, se podían haber iniciado las pruebas y el seguimiento "ante cualquier síntoma, por mínimo que fuera".

No obstante, ha añadido que "hay lagunas de información" en el caso de la auxiliar, así que no ha querido sacar conclusiones sobre si habría sido necesario un mayor celo con esta enferma antes de que terminen las investigaciones.

Algo ha fallado en el protocolo de seguridad

En ese sentido, ha subrayado que todos los protocolos se consideran "correctos" y son los mismos que se utilizan en todo el mundo, aunque "obviamente algo ha fallado" y, aunque tiene "dudas" de que sean los protocolos en sí, ha recalcado que se revisará todo. "La posibilidad de que el protocolo esté mal es pequeña pero se está revisando", ha asegurado.

Simón ha descartado que el contagio de esta auxiliar esté relacionado con el hecho de que para tratar a García Viejo no se blindase el hospital Carlos III, como sí he hizo en agosto con el sacerdote Miguel Pajares --dado que la enfermedad se transmite por contacto con los fluidos de un enfermo-- y ha pedido no criticar "a la ligera" con medidas de seguridad.

En este punto, ha reconocido que pueden aplicarse medidas de mayor protección pero no son "realmente necesarias". Así, ha detallado que en algunos lugares con un nivel de protección "por encima de lo necesario" para impedir el contagio, por ejemplo en laboratorios donde se hacen cultivos, llamados laboratorios "de nivel T4 que no existen en España".

También ha explicado que existen trajes "más cómodos" para el personal que tiene que trabajar con los enfermos durante mucho tiempo seguido o hacer con ellos maniobras complicados, porque los trajes de seguridad que se utilizan normalmente dan mucho calor y son incómodos.

Entró dos veces en la habitación de García Viejo

Una enfermera que atendió en el hospital Carlos III de Madrid al misionero Manuel García Viejo, fallecido el pasado 25 de septiembre por ébola, ha dado positivo por ébola tras ser sometida a dos pruebas para verificar si estaba contagiada. De esta manera, se convierte en el primer caso contraído en Europa, han asegurado fuentes sanitarias.

Con ello, se confirma que la auxiliar de enfermería tiene el virus después de que el Instituto Carlos III haya realizado una segunda prueba tras obtener el positivo en la primera. Para asegurar el diagnóstico y descartar un falso positivo, se le ha realizado este segundo test como establecen los protocolos.

La mujer, que trabaja habitualmente en el hospital La Paz-Carlos III de Madrid donde tuvo contacto con el religioso fallecido, se presentó esta mañana en las Urgencias del Hospital Universitario Fundación Alcorcón al sentir que podía tener fiebre, momento en el que fue sometida a las correspondientes pruebas tal y como establecen los protocolos de seguridad.

La enfermera se mantiene ingresada en el Hospital Universitario Fundación Alcorcón en régimen de aislamiento.

Según el protocolo, a todas las personas que están en contacto con enfermos de ébola, durante 21 días se le toma la temperatura dos veces al día para comprobar si tienen fiebre.

Sintió los primeros síntomas hace seis días

Fuentes del Hospital de Alcorcón han informado de que la paciente ingresó esta mañana en el centro con posibles síntomas de contagio del virus. Según ha confirmado el director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany, la enferma tuvo los primeros síntomas el pasado 30 de septiembre, presentando una ligera fiebre que no pasó de 38 grados. De hecho, sería la única sintomatología que ha presentado hasta ahora.

Accedió a la habitación de García Viejo dos veces

Alemany ha explicado que la profesional sanitaria tuvo contacto con el enfermo de ébola solo en dos ocasiones: una para la atención directa del misionero y otra tras su fallecimiento. En esta segunda ocasión fue para recoger el material utilizado durante la atención el misionero una vez fallecido.

Sanidad ha asegurado que la mujer cogió vacaciones un día después de la muerte de García Viejo, es decir, el 27 de septiembre, y se encontraba todavía disfrutando de sus días libres, haciendo vida normal.

Sobre la posibilidad de que pudiera haber contagiado a otras personas, ha dicho que se está evaluando a todas las personas que han tenido relación con ella en su domicilio y ha recordado que la enfermedad necesita para el contagio "contacto directo" con el paciente a través de "fluidos y secreciones" y estar en estado sintomático.

No fue por una exposición accidental

Alemany ha descartado hoy que la enfermera del hospital Carlos III de Madrid contagiada por ébola hubiese contraído el virus a través de una exposición "accidental" y ha indicado que ahora hay que "abordar" cualquier contagio "susceptible", lo que están haciendo "ahora mismo" un equipo de epidemiólogos de la Comunidad de Madrid.

Preguntado por posibles contagios, Alemany ha dicho que ha contactado con los profesionales del Summa que atendieron a esta mujer y con profesionales de Alcorcón.

El director de Atención Primaria ha explicado que unos treinta profesionales sanitarios que atendieron a los dos misioneros y trabajaron junto a esta mujer están siendo sometidos a vigilancia epidemiológica -controles de temperatura durante 21 días-. También el esposo de la auxiliar infectada, que de momento se ha descartado que también esté infectado.

En una comparecencia en el Ministerio de Sanidad, en presencia de la ministra del ramo, Ana Mato, Alemany ha explicado que de su entorno familiar únicamente está en vigilancia el marido ya que se están comenzando a conocer los datos de sus relaciones al haberse confirmado el caso hace unas horas.

Sanidad trabaja en dar la "mejor atención"

Por su parte, Ana Mato, ha declarado que Sanidad está trabajando para proporcionar "la mejor atención" a la auxiliar de enfermería y "garantizar la seguridad ciudadana".

"Tengan ustedes la certeza de que se están tomando todas la medidas necesarias para garantizar la mejor atención a la paciente, así como la seguridad del personal sanitario que la atiende, como de toda la población", ha dicho Mato.

El Hospital La Paz-Carlos III, donde trabaja la paciente, ha tratado ya dos casos de ébola, los de los misioneros españoles Miguel Pajares y Manuel García Viejo, que fueron repatriados desde África y que finalmente fallecieron debido al virus.

Trasladada al Carlos III

La auxiliar de enfermería que atendió a los dos misioneros españoles fallecidos por ébola en el Hospital Carlos III de Madrid y que ha contraído la enfermedad, ha sido trasladada a las 00,12 de esta anoche desde el Hospital de Alcorcón donde estaba siendo atendida, hasta el Carlos III, donde seguirá el tratamiento.

La paciente ha abandonado el centro sanitario de Alcorcón en una de las dos ambulancias del Summa que han realizado el traslado y que han sido escoltadas por media docena de coches de Policía Nacional, por la Guardia Civil y por agentes motoristas.

La comitiva ha abandonado el Hospital de Alcorcón por la puerta trasera, bastante alejada de la entrada principal.

Según testigos del traslado, los facultativos que acompañan a la mujer contagiada de ébola iban provistos de los trajes de protección que establece el protocolo.

Entretanto, la situación es de normalidad en el interior del Hospital de Alcorcón, la localidad madrileña donde, según han comentado algunos pacientes, reside la auxiliar de enfermería que optó por acudir a este centro sanitario cuando se sintió enferma, debido a que era el más cercano a su domicilio.

Más de 20 posibles casos detectados en España

Este contagio se produce 9 días después del fallecimiento de García Viejo, quien fue repatriado de Sierra leona el pasado 21 de septiembre y fallecía 5 días después tras sufrir un "empeoramiento" dentro de la gravedad que ya mantenía, al verse afectado por una "importante deshidratación" y una afectación hepato-renal.

La historia se repetía, ya que anteriormente, el sacerdote Miguel Pajares afectado por el virus del ébola y también repatriado a España, se convertía en el primer europeo que fallecía por el virus en el continente, el pasado mes de agosto.

Desde que comenzó el brote se han registrado más de 20 posibles casos de ébola en once comunidades autónomas, y en todos ellos los análisis han dado un resultado negativo.