La Junta de Gobierno Local aprobará el próximo lunes la Ordenanza de Accesibilidad y Supresión de Barreras

Contempla la instalación de un símbolo que identifique a los lugares sin barreras arquitectónicas y regula espacios y edificaciones

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS)

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santander aproximará el próximo lunes, día 27, la Ordenanza de Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas, que tendrá que pasar luego por la aprobación inicial en pleno, comisiones y aprobación definitiva.

El concejal de Autonomía Personal, Roberto del Pozo, apeló al consenso con la oposición para la aprobación de esta ordenanza, que recoge "muchas" aportaciones de PSOE y PRC y de la que valoró que es pionera en España.

Con este texto de "difícil elaboración" se pretende mejorar la calidad de vida de "todos" los santanderinos, tanto los que tengan ahora problemas de accesibilidad como los que los puedan tener en un futuro.

Del Pozo estimó que tras su aprobación en la Junta, se puede hacer la aprobación inicial en el pleno de mayo o junio. Después, se fijará un mes para presentar alegaciones. En caso de que no las hubiera, su tramitación seguiría adelante. Si se presentaran, se llevaría al pleno de dos mese después, de forma que se espera que entrara en vigor tres meses después de la aprobación definitiva. El concejal confió en que esto suceda antes de finales de año. ORDENANZA

El texto contempla la obligada instalación en los lugares, edificios o medios de transportes que no tengan barreras arquitectónicas del SIA (Símbolo Internacional de Accesibilidad), además de la elaboración de un Plan Municipal de Accesibilidad.

Se considera entornos accesibles los que respeten el uso común de todos los usuarios con sistemas universales y adecuados, que proporcionen información para facilitar su utilización, además de esta debidamente señalizados.

La ordenanza regula aspectos como los itinerarios peatonales, cuyo trazado deberá permitir la accesibilidad a cualquier persona, sin peldaños o interrupciones bruscas. También se definen los criterios para los vados o los pasos peatonales, y las zonas de estacionamiento de vehículos.

En estas deberán reservarse de forma permanente plazas para vehículos que transporten a personas con movilidad reducida, y el Ayuntamiento se compromete a reservarlas junto a los centros de trabajo y domicilio de estos usuarios.

Los espacios en parques, jardines y playas también están incluidos, así como la señalización de las obras en la vía pública, con elementos como zanjas o andamios, que permanecerán iluminadas en horarios de poca luz y que deben incluir un itinerario peatonal alternativo, junto a vallas de protección en obras de nueva planta.

Las paradas de autobús se dispondrán sobre la acera o plataformas mediante su ensanchamiento para permitir la aproximación del vehículo y el despliegue de la rampa de acceso, y estarán conectadas con su entorno mediante itinerarios peatonales accesibles. En los autobuses accesibles podrán entrar perros-guía.

Kioscos o mobiliario urbano también deberán incluir criterios de accesibilidad, y se regulan tanto las edificaciones nuevas, como las que requieren licencia de obra mayor, como los edificios públicos. Se finan sanciones para el incumplimiento que oscilan entre los 300 euros para las leves y los 300.000 para las graves.