La Mancha

CUENCA, 9 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha destacado la labor que desarrollan las asociaciones de ayuda a la población de los campamentos de refugiados saharauis, que trabajan de forma desinteresada desde Castilla-La Mancha, y ha expresado que en esta tarea de ayudar a aquellos que más lo necesitan contarán siempre con el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Lamata, que participó anoche en una cena solidaria organizada por la Asociación Conquense de Apoyo al Pueblo Saharaui "Al Aun", agradeció la invitación de este colectivo, cuyo objetivo es recaudar fondos para atender las necesidades de la población de los campamentos de refugiados de Argelia, informó la Junta en un comunicado.

El consejero recordó que en los últimos quince años el Gobierno de Castilla-La Mancha ha llevado a cabo 19 acciones de apoyo a proyectos de cooperación y a ayudas de emergencia, que principalmente se han dirigido a sufragar las necesidades alimenticias de la población y a la adquisición de jaimas, que sirven de viviendas para los refugiados saharauis.

Estas acciones se han realizado en colaboración con distintas asociaciones de apoyo al pueblo Saharaui de Castilla-La Mancha y a las mismas se han destinado más de 2,9 millones de euros.

El titular de Salud y Bienestar Social se refirió también al Plan Estratégico de Cooperación al Desarrollo, Horizonte 2011, que se ha elaborado desde la Consejería de Salud y Bienestar Social para los próximos tres años y que tiene entre sus principales ejes la lucha contra el hambre y la igualdad de oportunidades.

Con este plan se pretende que los proyectos que se desarrollen con el apoyo de los castellano-manchegos, a través de los presupuestos de la Junta de Comunidades, sean de carácter integral, es decir, que abarquen distintos sectores de la vida social, como puede ser la sanidad, la educación o el medio ambiente, por ejemplo, y que pueden tener una duración de hasta tres años.

De esa forma, lo que se pretende es ayudar de una manera eficaz, solidaria y estable al desarrollo de los pueblos más pobres del mundo.

Un plan que dispone del respaldo económico suficiente para seguir cumpliendo el compromiso del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda de aumentar anualmente al menos un 10 por ciento del presupuesto destinado a cooperación y respetar el 0,7 por ciento de ingresos propios recogidos en la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo de Castilla-La Mancha.