La Obra Social La Caixa concede becas de formación profesional a 15 internos del Centro Penitenciario de A Lama

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 (EUROPA PRESS)

La Obra Social La Caixa concedió becas de formación profesional a un total de 15 internos del Centro Penitenciario de A Lama (Pontevedra) para realizar un curso de soldeo por arco con electrodos, que tuvo lugar en el Centro Alfa-Meta de Vigo.

Según explicó La Caixa, los beneficiarios de esta beca que han superado con éxito la formación han sido derivados a programas de acompañamiento para la inserción laboral en los sectores que se hayan formado que se están desarrollando en la provincia de Pontevedra.

La Caixa invirtió en estas ayudas un total de 4.600 euros por beca, lo que subvenciona los costes de formación, desplazamiento del centro penitenciario al centro de formación, manutención y asignación económica mensual.

El programa de becas para personas encarceladas se realiza al amparo de un convenio firmado entre el Ministerio del Interior y La Caixa y en virtud del cual, la Obra Social de la entidad financia, para este curso, un total de 1.000 becas, 300 más que el curso anterior.

Las becas se dirigen a capacitar y mejorar el nivel de empleabilidad de un colectivo que, a menudo, presenta necesidades de formación en todos sus niveles. En este sentido, sus beneficiarios adquieren no solamente los conocimientos correspondientes a una formación profesional, si no también la asunción de las obligaciones profesionales que comporta un empleo estable.

PERFIL DE LOS BENEFICIARIOS

De los 755 becarios del curso 2007-2008, 117 son mujeres, el 15,4 por ciento del total, lo que supone un porcentaje sensiblemente superior a la proporción de mujeres reclusas en las cárceles, que es del 8 por ciento.

Por edades, el 75 por ciento de los becados tienen entre 25 y 45 años y la mitad (51 por ciento) tiene estudios de primaria. Además, el 95 por ciento de los beneficiarios no había recibido hasta este momento formación específica orientada al mercado laboral.

La mayor parte de los beneficiarios de estas becas son internos cuyo régimen les permite la salida al exterior. Una vez finalizada la acción formativa, si el resultado es satisfactorio, el becario suele acceder al tercer grado penitenciario.