La ONU cree que el reto de esta era es crear formas de diálogo innovadoras con la ayuda de los medios de comunicación

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

El Alto representante de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones y ex presidente de la República Portuguesa, Jorge Sampaio, afirmó hoy que el gran reto de nuestra era es construir formas de diálogo y cooperación innovadoras, para lo que el papel de los medios de comunicación se revela como "fundamental".

Durante la inauguración hoy en Sevilla del seminario 'Diálogo Intercultural y Lucha contra la Discriminación: Miradas cruzadas de los medios de comunicación desde Andalucía y Europa' -- una iniciativa común de la Campaña 'Di no a la discriminación' y del programa 'Ciudades interculturales'-- Sampaio resaltó los principales logros de la Alianza de Civilizaciones desde que comenzó a andar en 2005, como la ampliación y consolidación del grupo de amigos de la misma, compuesto por un centenar de países y organizaciones internacionales, el fomento de las sinergias entre éstos y la promoción de proyectos concretos como los diferentes planes nacionales y estrategias regionales para el diálogo intercultural.

No obstante, reconoció que "no todo es de color de rosa" para la Alianza de Civilizaciones e indicó que, precisamente, este seminario llega en un momento "crítico" para la historia global, un momento de "turbulencia económica y virulencia de algunos conflictos sin resolución a la vista" que amenazan la seguridad mundial.

Sin embargo, afirmó que, aunque existen "motivos para la alarma", tampoco es de recibo hablar de "enfrentamientos entre civilizaciones" como hacen algunos medios de comunicación, sino que éstos han de servir para recordarnos que "hay que actuar para contrarrestar las consecuencias de la crisis económica que va a castigar a los más pobres y vulnerables y va a convertirse en combustible para la discriminación y la desigualdad".

Así, señaló que necesitamos "nuevas formas de pensar y actuar innovadoras", tarea en la que los medios pueden jugar un papel fundamental, sirviendo de motor inspirador de líderes globales, países vecinos y amigos. "Precisamos de un diálogo que implique saber cómo escuchar, aceptar y respetar diferentes puntos de vista., pues el diálogo con las personas que estamos de acuerdo es extremadamente fácil, pero el verdadero reto lo constituye entenderse con los que no estamos de acuerdo, para lo que urge construir espacios para el desacuerdo constructivo".

Por su parte, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, Ángel Lossada, apuntó que este seminario contribuye a reafirmar el compromiso con la Alianza de Civilizaciones, eje fundamental de la actual presidencia española del Consejo de Ministros del Consejo de Europa.

Lossada recordó que la Alianza de Civilizaciones ha reconocido el papel de los medios para tender puentes entre culturas y sociedades, así como su "gran poder" para influir en la concepción del mundo, especialmente en el actual momento de crisis económica y financiera, en los que, también, se hace "más necesaria su responsabilidad sin menoscabo de la libertad de información y opinión".

De este modo, destacó que, la actual crisis, tiene un "impacto directo sobre el tejido social europeo y, en particular, sobre los inmigrantes y otros grupos vulnerables". El desempleo, la inseguridad y los efectos negativos de la crisis ponen en el punto de mira a este colectivo, por lo que todos hemos de emplearnos afondo para conjurar estas tendencias y los estereotipos negativos".

Así, defendió el compromiso del Gobierno de España, que en los últimos diez años ha elevado su población de inmigrantes hasta los cinco millones -el diez por ciento de la población total-- en la doble vía de luchar contra la discriminación y fomentar la integración y el sentido de pertenencia".

EL PAPEL DE ANDALUCÍA

Por otro lado, el director de Cultura y Patrimonio Cultural y Natural del Consejo de Europa, Robert Palmer, hizo hincapié en que la percepción que los medios crean de la imagen del otro, del extranjero es la "clave del éxito" de muchas políticas de integración. Así, afirmó que dentro de diez años, el panorama étnico de las sociedades europeas cambiará "drásticamente" y cuestionó si "los medios estarán preparados para la complejidad del debate que este cambio plantea".

"Hay que preguntarse si los medios pueden informar con justicia de la realidad de los inmigrantes que después de años de residencia en un país extranjero carecen de derechos básicos de ciudadanía sin simplificar e incurrir en estereotipos", señaló.

Por último, el secretario general de Acción Exterior de la Junta de Andalucía, Enrique Ojeda, subrayó que es prioridad de todos los gobiernos, ya sean locales, regionales, estatales o comunitarios, luchar contra la discriminación y trabajar en favor del respeto y la tolerancia.

Además, indicó que la especial situación geográfica de Andalucía obliga a la región a acercarse "sin dramatismos al flujo migratorio y tomar medidas imaginativas para que éstos se conviertan en ventajas y no supongan un lastre al desarrollo".

De este modo, se refirió a algunas medidas puestas en marcha por el Gobierno andaluz para conseguir esta meta, como la inclusión educativa -con más de 110.000 alumnos extranjeros matriculados en centros andaluces --, una "importante apuesta sociosanitaria" o el Plan de Actuación Integral en Zonas Sensibles con amplia presencia de inmigrantes.

"Buscamos la integración por justicia humana y solidaridad y también por egoísmo inteligente, ya que en Andalucía necesitamos el aporte de los inmigrantes, su trabajo y su formación, para alcanzar el pleno desarrollo y situarnos en el corazón de Europa", afirmó.