La plataforma AHT Gelditu! insiste en que la construcción del TAV es "económicamente deficitaria y socialmente injusta"

PAMPLONA, 16 (EUROPA PRESS)

La plataforma AHT Gelditu! Elkarlana insistió hoy en que la construcción del corredor navarro de alta velocidad es "económicamente deficitaria, socialmente injusta y ambientalmente insostenible", y criticó "las contradicciones" del Ejecutivo foral y el central sobre esta materia.

La coordinadora de oposición al TAV se concentró esta mañana en la Plaza del Castillo de Pamplona después de que el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, y el ministro de Fomento, José Blanco, firmasen los protocolos generales de colaboración para la construcción del corredor ferroviario.

Según la plataforma, en la construcción de esta infraestructura "se gastarán aproximadamente las tres cuartas partes del presupuesto del Gobierno de Navarra" y censuraron que el Ejecutivo foral, "sin tener en cuenta la voluntad de la sociedad", ha decidido que "seamos los ciudadanos los que financiemos durante los dos primeros años su construcción".

En opinión de AHT Gelditu! Elkarlana el Ejecutivo foral "insiste en empezar la casa por el tejado", y destacaron que "apuesta ciegamente por la alta velocidad, sin esperar a las conclusiones de los estudios de necesidades de transporte impulsados por la misma administración autonómica y central".

"A la oposición contra el TAV se nos reprocha que estamos en contra del progreso, pero es que para nosotros, progreso no significa crecimiento infinito", señalaron desde el colectivo, tras asegurar que el tren de alta velocidad "responde a un modelo de desarrollo obsoleto y que diariamente nos muestra problemas nuevos".

Según explicaron, el TAV "prevé un crecimiento infinito del volumen de mercancías transportadas (que luego se convertirán en la basura de mañana), que considera prioritarias la velocidad y la cantidad, sin importarle la calidad, es decir si realmente, y por qué, hace falta transportar algo".

"Progreso quiere decir comprender que existen límites físicos a nuestro afán de construir incesantemente y transformar el rostro del planeta. Progreso quiere decir optimizar, hacer más eficiente y duradero lo que ya existe, eliminar lo superfluo e invertir en crecimiento intelectual y cultural, más que material; utilizar más el cerebro que los músculos, y el TAV representa todo lo contrario", consideró AHT Gelditu!.