La puesta en marcha de un nuevo parque comercial generará alrededor de 750 trabajos directos en Toledo a finales de 2010

Empresas como Mc Donalds, Leroy Merlín y Decathlón se asentarán, previsiblemente, en la nueva superficie

TOLEDO, 28 (EUROPA PRESS)

Un nuevo parque comercial, que se situará en el PP-23, ubicado en la carretera Madrid-Toledo, incluido dentro del Plan de Actuación Urbanística (PAU) aprobado en el pleno del pasado mes de octubre, y cuya extensión alcanzará 206.000 metros cuadrados, generará a partir de finales de 2010 alrededor de 750 trabajos directos en la provincia de Toledo.

Así lo anunciaron hoy, durante una rueda de prensa, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, el concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento, Javier Nicolás, y el responsable del Grupo Murias, Paulino Barrenechea.

En la misma, ambos dirigentes políticos subrayaron que lo más importante de esta nueva construcción es anunciar, en plena crisis económica, que se generarán unos 750 puestos de trabajo directos, además de las plazas que se cubrirán en su construcción, cuyo plazo de ejecución se ha fijado entre finales de 2010 y principios de 2011.

La superficie, que "posiblemente" conserve el nombre 'Abadía', tal y como es conocida la zona, debido a la empresa 'Muebles Abadía' que allí se sitúa actualmente, recibirá una inversión de 70 millones de euros. Además, Paulino Barrechenea, quien resaltó la insistencia del Ayuntamiento para que su empresa participara en el proyecto, indicó que se estima una facturación de 250 millones de euros, para lo que será necesario que acudan anualmente entre cinco y seis millones de clientes.

El responsable del Grupo Murias definió este parque comercial como un espacio para medianas especialidades con una pequeña galeria comercial, cuya actividad complementará a los comercios ya existentes en la provincia.

El concejal de Urbanismo, Javier Nicolás, explicó que en la superficie, --cuyas obras empezarán a finales de verano ya que aún faltan algunas licencias comerciales, que está previsto se concedan antes del verano--, se creará una superficie terciaria de 62.000 metros cuadrados, una zona verde de 18.381, un parque de 22.800, y habrá 9.000 metros cuadrados dotacionales en los que se albergarán, entre otras cosas, pistas deportivas.

En relación a los puestos de trabajo, Nicolás indicó que habrá un hipermercado que generará 40 empleos; locales comerciales que crearán unos 165 puestos; una parte de bricolaje, con el que la empresa 'Leroy Merlín' generará 132 empleos; otra de restauración, con la que empresas como 'Mc Donalds' crearán unos 20 puestos; una zona de moda y electrodomésticos cuyas empresas generarán entre 17 y 19 empleos cada una, y una zona deportiva, con la empresa 'Decathlón', que creará unos 24 nuevos puestos.

MÁS CAPACIDAD PARA COMPETIR

Del mismo modo, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, agradeció al grupo de empresarios responsables del proyecto su compromiso, porque "nos dará más capacidad para competir".

Para Toledo, explicó García-Page, es "estratégico" aprovechar oportunidades como la que se abre ahora. Su objetivo es "crear una maya urbana" y aprovechar las potencialidades de la ciudad, que hoy en día "está muy vinculada a la función pública y muy acostumbrada a un turismo cómodo".

Por estas dos razones, el primer edil toledano advirtió que Toledo "deberá hoy esforzarse más para atraer el turismo", porque la Administración pública de la que vive la ciudad, que "ya sufre un déficit de crecimiento", "ha llegado a su nivel de colmatación, y necesitamos crecer, porque quedarse estancado es no hacer nada".

Con esta operación comercial, añadió, "Toledo invertirá su inercia de comprar aquí los productos imprescindibles y completar el resto de sus necesidades en Madrid". Además, este proyecto "pone de manifiesto que la ciudad tiene en marcha su primer PAU, y que va todo lo deprisa que se puede", recordando que el Ayuntamiento envió a la Junta de Comunidades, después de su aprobación inicial en pleno, el Plan de Infraestructuras, del que dijo que "va bien".

En definitiva, se trata de una oportunidad "de trasfondo comercial que hay que aprovechar al máximo", en opinión del alcalde, que subrayó que se trata de un buen modelo urbanístico con el que Toledo ganará mucho en producción comercial, en capacidad de desarrollo económico y de empleo, y como complemento económico al turismo de la ciudad.