La Xunta elevará de 6.000 a 18.000 euros la obligación de aportar aval para aplazar deudas de los tributos

El PSdeG cuestiona la "credibilidad" de Feijóo por aplazar la reducción del IRPF hasta que haya nueva financiación autonómica

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 (EUROPA PRESS)

La conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, anunció hoy que se elevará de 6.000 a 18.000 euros el límite exento de la obligación de aportar avales en las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de deudas de los tributos cuya gestión corresponde a la Agencia Tributaria.

En respuesta a una pregunta del diputado del PPdeG Pedro Puy sobre las medidas previstas por su departamento para mejorar la liquidez de las familias y las empresas gallegas, recordó que la Ley General Tributaria permite aplazar o fraccionar los impuestos de Sucesiones y Donaciones, de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, de Patrimonio y la tasa sobre el juego.

Además, avanzó que la Xunta "está elaborando la correspondiente orden con el objetivo de elevar también hasta los 18.000 euros el límite exento de la obligación de aportar garantías".

A mayores, precisó que esta medida supondrá "un ahorro financiero de casi 1.900 euros por aval de media, tomando como base un aplazamiento de 10.000 euros". De este modo, apuntó que si esta medida se hubiera aplicado durante los últimos 15 meses, el ahorro en costes financieros alcanzaría "casi 300.000 euros".

"Esta medida favorecerá a las empresas que puedan tener problemas de liquidez y a los autónomos y familias", enfatizó Fernández Currás, al tiempo que aseguró que no causará "pérdida de rigor" en la gestión de las deudas de la Comunidad gallega. También indicó que el fraccionamiento o aplazamiento será "automático" y estimó que cubrirá "el 94 por ciento de las peticiones".

"IMPORTANCIA" DE LA MEDIDA

La titular de Facenda resaltó que la "importancia" de esta medida reside en que la elevación del límite "no estaba prevista" para los impuestos cedidos y en que también se incrementa para los propios y para todas las deudas de derecho público. "Esto no está aprobado en todas las comunidades autónomas", incidió.

Por último, explicó que, en el caso de solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de deudas superiores a los 18.000 euros en las que se solicite aval, se analizará si el obligado tributario carece de bienes suficientes para garantizar la deuda.

Además, se tendrá en cuenta si la ejecución del patrimonio afecta "sustancialmente" al mantenimiento de la capacidad productiva y del nivel de empleo de la actividad económica o "puede producir graves quebrantos" para los intereses de la Hacienda pública.

NEGOCIACIÓN DEL IRPF

Por otra parte, condicionó la reducción del tramo autonómico del IRPF a la concreción de la negociación de la financiación autonómica, puesto que las cuentas gallegas están "mucho peor de lo que se esperaba".

Frente a esto, la portavoz de Economía del PSdeG, María José Caride, cuestionó la "credibilidad" del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, después de recordar que el líder de los populares gallegos prometió en campaña electoral que en 2009 se aprobarían las rebajas fiscales y que tendrían efecto sobre el ejercicio de 2008.

En respuesta a una pregunta oral en pleno de la socialista, la titular de Facenda aseguró que la reducción del IRPF se hará "de modo riguroso" para que su "eficacia" esté garantizada y contrapuso este extremo "con otras medidas ensayadas por el Gobierno central".

Así, aunque rechazó concretar plazos para poner en marcha la citada reforma, apuntó que afectará a los 600.000 gallegos con las rentas más bajas --inferiores a 17.000 euros anuales--, a los que inyectará "liquidez para afrontar la crisis".

Del mismo modo, la titular de Facenda indicó que la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones deberá esperar al análisis de la evolución de los ingresos y de la propia economía con el fin de que se pueda acometer con "garantías de éxito".

"INSTALADO EN LA MENTIRA"

"Feijóo está instalado en la mentira", concluyó Caride, quien reprobó el "cúmulo de contradicciones" del Gobierno gallego que, a su juicio, "parece que espera que la crisis se resuelva sin tomar medidas".

Frente a esto, la conselleira le recordó el recorte de 52 a cinco altos cargos provinciales, que supondrán un ahorro de 15 millones de euros y la rebaja a la mitad del impuesto de transmisiones patrimoniales y de actos jurídicos para las familias numerosas y los jóvenes que adquieran una vivienda.