Lara (IU) elude pronunciarse sobre la caducidad porque "no vamos a jugar con la simpleza del sí o no"

MURCIA/TOLEDO, 8 (EUROPA PRESS)

El coordinador general de IU, Cayo Lara, eludió hoy pronunciarse sobre la caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015, recogida en la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, porque "no vamos a jugar con la simpleza del sí o no".

"Nunca nos creímos eso del 2015 y nunca lo defendimos, porque era inconstitucional y no podía ser que una Comunidad decidiera cuándo y cómo se puede acabar un trasvase que funciona desde 1979, ya que eso es política de Estado y se tiene que hacer con consulta de los sectores afectados", aseveró.

Por contra, criticó que el PP y el PSOE hicieran una "carga demagógica defendiendo un 2015 como fecha de caducidad, cuando sabían ambos que sus partidos en Madrid ninguno defendía esa fecha y lo sabían antes de proponerlo en el Estatuto de Castilla-La Mancha". A su juicio, "se ha jugado a demasiados nacionalismos con el agua"; algo que también dijo que ocurre en Murcia.

En esta línea, consideró que "no se pueden poner en peligro intereses concretos, históricos", al tiempo que enfatizó que "no haría falta un río como el Tajo, sino muchísimo más si se quiere desarrollar todo el Levante español y el sur de Andalucía metiéndole agua"; algo que tildó de "insostenible".

Ante esta situación, precisó que la postura de IU se refleja en "un acuerdo que tiene la organización política federal, y un acuerdo que se ha firmado recientemente entre las dos organizaciones de IU en Castilla-La Mancha y Murcia en donde se plantea un pacto por el agua".

El objetivo con este pacto, explicó, es "un acuerdo común e intentar no dañar a ninguna de las partes, pudiendo cubrir las necesidades básicas y llegar a un punto de equilibrio que tiene que salir de un consenso y una propuesta, en donde se garanticen los derechos de la gente".

Finalmente, Lara afirmó que "no se pueden cortar de pronto los grifos, de manera inmediata, sin buscar alternativas" en lo relativo al debate suscitado en torno al tema del agua, y planteó un pacto "en donde intervengan las distintas comunidades que tienen que ver sobre el asunto y el Gobierno de España".