Las alcaldesas de Avilés y Gijón muestran su preocupación por el ERE de ArcelorMittal y confían en que tarde en aplicarse

GIJÓN, 6 (EUROPA PRESS)

La alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, apuntaron hoy la "preocupación" que tienen como responsables de las dos ciudades donde se ubican las plantas de ArcelorMittal en Asturias por el futuro de la compañía que este lunes inició la parada de uno de los dos altos hornos de Gijón, y está en negociaciones para iniciar Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) en todas las factorías que tiene en España. No obstante, las regidoras socialistas se mostraron esperanzadas en el esa preocupación sea"transitoria" y el ERE tarde aún unos meses en ampliarse.

Ambas hicieron estas declaraciones a los medios de comunicación tras asistir al IV certamen de diseño y discapacidad de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Gijón 'Inventa 2008'.

Felgueroso dijo que desde las instituciones se sigue con "atención" la evolución de las decisiones de la multinacional ya que se trata de una de las principales industrias de Gijón y Avilés. Asimismo, afirmó que pronto se pueda reactivar el mercado para que se vuelva a poner en marcha el horno B y el ERE afecte lo mínimo posible a los trabajadores de las factorías asturianas.

Por su parte, Varela comentó la reunión reciente entre ellas y el consejero de Industria y Empleo, Graciano Torre, para expresar públicamente el esfuerzo realizado durante años por ambos ayuntamientos y el Principado para impulsar la modernización de las instalaciones de ArcelorMittal en Asturias, que las hace las más competitivas de Europa. En este sentido, consideró exigible a la empresa que la parada del horno sea "lo más corta posible" y que tenga un impacto mínimo en el empleo, aunque no quiso hacer pronósticos sobre .

La alcaldesa de Avilés, que recordó que otras empresas de la comarca también están afectadas por ERE como Saint Gobain, dijo esperar que la regulación de empleo en ArcelorMittal sea "lo menos traumática posible". "Cuanto más tarde mejor", remarcó señalando que se trabaja para que "puedan pasar unos meses" sin que el ERE se haga efectivo.