Las empresas madrileñas de ingeniería podrán afrontar la internacionalización por su grado de desarrollo, según un estudio

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Las empresas madrileñas dedicadas a la ingeniería están preparadas apara la internacionalización debido a la relación calidad-precio que ofrece el sector y el alto grado de desarrollo tecnológico y de capacitación de sus profesionales, según 'Estudio estratégico de Internacionalización de las Empresas de Ingeniería' elaborado por Promomadrid y Asicma.

El informe, que fue presentado en unas jornadas clausuradas por el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, pone de manifiesto que los trabajos desarrollados por las ingenierías madrileñas tienen una "notable" calidad técnica, "lo que hace que exista una extensa lista de clientes satisfechos en los ámbitos nacional e internacional".

Los mercados prioritarios para la ingeniería madrileña son Estados Unidos, Latinoamérica, países del Magreb, Oriente Medio, los países del BRIC, Europa del este, Asia y África.

En la Comunidad de Madrid hay más de 4.500 empresas de ingeniería, casi el 25 por ciento del total nacional, que facturan 12.275 millones de euros (el 44 por ciento del total nacional) y con un volumen de empleo de 86.153 trabajadores.

LA GRAN MAYORÍA DE LAS EMPRESAS SON PYMES

Más del 99 por ciento de las empresas de ingeniería madrileñas son pymes y el 59 por ciento de las firmas madrileñas que operan en el exterior pertenecen a esta categoría. La actividad que concentra el mayor porcentaje de negocio a nivel internacional es la Ingeniería Industrial y Energética (casi el 70 por ciento), seguida de la ingeniería civil (20 por ciento).

El estudio indica que el sector de la ingeniería se caracteriza por su potencial para la generación de empleo inducido, ya que por cada puesto de trabajo en el sector se crean 25 empleos indirectos en otras actividades. Por ello, la riqueza inducida a partir de la labor desarrollada por las ingenierías madrileñas puede estimarse en 300.000 millones de euros.

El consejero explicó que las medidas a poner en marcha para mejorar la internacionalización de las empresas madrileñas de ingeniería pasan por favorecer e incrementar el papel de las diferentes administraciones y la creación de nuevas líneas de apoyo específico, "generando un marco fiscal que estimule la participación en proyectos internacionales y apoyando el I+D+i".

También apuntó que es necesario modernizar y potenciar la labor de los agentes en acción exterior y la transmisión de una imagen tecnológica de España en el exterior, al tiempo que estimó que el sector "debe intensificar el papel de las patronales y asociaciones, actuando de lobby y difundiendo una mejor imagen".

Finalmente, Beteta consideró "grave" que el Ejecutivo de la nación "no vaya a cumplir su compromiso de recuperar las medidas fiscales de apoyo a la I+D+i" para favorecer la inversión en innovación en el sector empresarial.

"Al mantenerse las desgravaciones en el 85 por ciento de las inversiones, en lugar de la totalidad como ocurría en 2006, el consejero aseguró que "se minoran las posibilidades de incentivación asociadas al esfuerzos innovador".

"La legislación fiscal española sigue siendo insuficiente para impulsar la innovación y la eliminación o reducción de la deducción es contraria a la política aplicada por los países europeos más avanzados y al desarrollo de proyectos innovadores tan necesarios para la salida de la crisis", dijo.