Las enfermeras de la UCI del Xeral de Vigo levantan su encierro aunque no descartan nuevas movilizaciones

Se mantienen a la espera de volver a ser convocadas por el Chuvi y de una mediación con la delegada de la Xunta

VIGO, 12 (EUROPA PRESS)

Las enfermeras de la UCI del Hospital Xeral de Vigo levantaron hoy el encierro en el despacho de la Gerencia del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) --ubicado en el propio hospital-- que comenzaron en la mañana de ayer para pedir un aumento de personal de entre 6 y 8 efectivos.

Según explicó a Europa Press la secretaria xeral de Sanidade de CC.OO. Vigo, Araceli Loureiro, el encierro no alcanzó las 24 horas de duración, puesto que las profesionales comenzaron el acto sobre las 11.30 horas de ayer y lo concluyeron esta mañana sobre las 9.00 horas. A partir de ahora, esperarán durante dos días a ser convocadas por el gerente del Complejo Hospitalario, José Luis Díaz, y, en función de los resultados que se alcancen, decidirán si realizan nuevas movilizaciones para el final de la semana.

Por otra parte, las enfermeras también se han puesto en contacto con la delegada de la Xunta en Vigo, Lucía Molares, para pedirle que medie en el conflicto, donde el aumento de personal es la principal de las reivindicaciones, si bien también hay asuntos de carácter organizativo. En este caso, el encuentro se celebrará a principios de la próxima semana, según explicó Loureiro.

VALORACIÓN

La sindicalista hizo una valoración positiva del encierro secundado por las enfermeras, que se turnaron para seguir atendiendo la UCI, y aseguró que "los ánimos están muy bien" entre las profesionales, por lo que confió en que el conflicto "llegará a un buen final". Asimismo, tuvo palabras de agradecimiento para el resto de profesionales del Hospital Xeral, quienes les mostraron "apoyo" en todo momento.

En cuanto a la actitud del gerente del Chuvi, recordó que ayer, durante el encierro, Díaz convocó a las enfermeras a una reunión en la que "se mostró más dialogante y comprensivo que nunca".

La oferta realizada por la Gerencia --consistente en un aumento de dos enfermeras-- fue rechazada por el colectivo afectado, que lo consideró insuficiente. Según recordó Loureiro, el centro alegó que no puede asumir más incrementos por problemas presupuestarios.