Las exportaciones españolas de jamones, paletas curados y deshuesados se duplican en los últimos seis años

HUELVA, 05 (EUROPA PRESS)

La cifra de exportaciones de jamones, paletas curados y deshuesados en España en el pasado año fue de 28.130 toneladas, que se tradujo en un volumen de negocio de cerca de 190 millones de euros, un 33 por ciento más de producción y un 3,2 por ciento más de facturación con respecto al pasado ejercicio 2007, según datos de la Agencia Tributaria que presentará en su ponencia el director de Divisa Ibérica Plus, Julio Tapiador Farelo, en el V Congreso Mundial del Jamón que se celebra entre los días 6 y 8 de mayo en Aracena (Huelva).

La tendencia en los últimos seis años (2003-2008), según indicó la organización en una nota, "es claramente ascendente", pasando de un total de 13.754 toneladas en 2003 a 28.130 toneladas en 2008, es decir, "se han duplicado ampliamente en estos años las cifras de producción destinadas a la exportación de jamones y paletas curados y deshuesados", afirmó Tapiador.

Con respecto al destino de las exportaciones de jamones y paletas curados durante el pasado año, destacaron Canadá --con un aumento de la facturación en un 456 por ciento, 31.556 kilogramos--; Australia --con un incremento del 80 por ciento de facturación, 174.040 kilogramos--; México -- con 534.634 kilos-- y Panamá --27.830--, con un incremento de su facturación en 60 y 72 por ciento respectivamente; así como los países escandinavos la República Checa (127.226 toneladas) Hungría (48.497 kilos), y Grecia (637.068 kilos) con un incremento del 87, 44 y 41 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, los principales países importadores por facturación son Alemania (26 por ciento); Francia (24 por ciento) y Portugal (12 por ciento), donde destacan igualmente otros países importadores de jamones y paletas curados y deshuesados de España como Suiza, Suecia, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Noruega, México, Japón, Italia, Estados Unidos, Dinamarca, Bélgica, Austria, Australia y Andorra, donde "cada uno de estos países representan desde uno al cuatro por ciento del total de las exportaciones españolas de jamones y paletas curados y deshuesados".

Por su parte, el presidente del Grupo Consorcio Jabugo, de Iberaice y del Consejo Social de la Universidad de Huelva, Julio Revilla Saavedra, presentará un informe analítico internacional sobre la influencia de la cultura en la producción y consumo de productos del cerdo, señalando la importancia de la cultura religiosa a lo largo de la historia de la humanidad en la aceptación de los productos del cerdo.

Asimismo, realizará un repaso por los aspectos sociológicos que entronizan a los productos del cerdo como base fundamental de la alimentación en Europa, aunque ha manifestado que, de acuerdo a los datos sobre los países importadores de jamones y paletas curados y deshuesados, en varios países europeos, como los escandinavos y otros, "existe una baja o nula tradición y cultura de jamones y embutidos curados y la entrada de los productos ibéricos ha sido casi exótica, de manera lenta y con un continuo esfuerzo divulgador para que comprendan, tras aceptar su calidad, su elevado precio respecto a los productos italianos o franceses".

ASPECTOS CULTURALES

Respecto a Australia comentó que "es un continente de alto poder adquisitivo, con una población que crece al ritmo de su floreciente economía, que produce, exporta y consume productos del cerdo, pero que, hasta hace muy pocas fechas, desconocía la existencia de los productos ibéricos y al que le cuesta trabajo entender su precio y el enorme atractivo que origina en los españoles".

A pesar de esta clara barrera cultural, se consiguió que autorizaran la exportación de jamones y paletas, aunque siempre deshuesados, con lo que su corte y presentación difieren de lo tradicional. Su venta sigue un ritmo creciente pero lento, ya que el cambio cultural que requiere tardará tiempo en producirse.

En cuanto a Estados Unidos, Revilla precisó que "en los últimos tiempos ha alcanzado un alto nivel en el desarrollo y comercialización de productos llamados gourmet, entre los que los ibéricos pueden tener un destacado puesto, compitiendo, claro está, con los de marcas italianas, muchas veces fabricados en el propio país, que tiene más de 50 millones de ciudadanos con raíces italianas".

Sin embargo, señaló que "el problema radica, en primer lugar, en las dificultades sanitarias impuestas por las autoridades sanitarias de este país, y también de su vecino Canadá, que hacen muy difícil y costosa la decisión de acometer las inversiones en infraestructuras, procedimientos y cultura higiénico-sanitaria requeridos".

El presidente del Grupo del Consorcio Jabugo señaló que en México y otros países de cultura y con amplia colonia española "está siendo más fácil la entrada y comercialización de productos ibéricos, aunque algunos de ellos requieren inspecciones específicas de las instalaciones, pero con requisitos menos estrictos que los impuestos por EEUU".

Por último, en Asia, según recoge el informe que presentará, Japón fue el primer país asiático que abrió sus fronteras a los productos ibéricos en el año 2000 y continúa siendo el primer comprador de estos productos, seguido de Corea del Sur y China.

Este último país "ha abierto sus puertas a los productos porcinos españoles y de otros países europeos", con la apertura a casi ochenta empresas españolas, seleccionadas para poder ser autorizadas y una quincena inspeccionadas por las autoridades chinas.