Las obras de Carlos I empezarán una vez terminada la variante del Urumea, el Segundo Cinturón y el vial a hospitales

El proyecto mantiene la entrada a San Sebastián por el vial, que rebajará su altura, mientras que la salida se desviará por hospitales

SAN SEBASTIAN, 27 (EUROPA PRESS)

El diputado foral de Infraestructuras Viarias de Gipuzkoa, Eneko Goia, afirmó hoy que las obras del proyecto de modificación de la entrada a San Sebastián por Carlos I, que incluye la eliminación del carril de salida, comenzarán una vez que estén concluidas la variante del Urumea, la semivariante a hospitales y el Segundo Cinturón de la capital guipuzcoana, infraestructuras que "disminuirán" el flujo de tráfico, de unos 33.000 vehículos diarios, que soporta actualmente este acceso.

Goia compareció hoy, a petición del grupo juntero del PP en Gipuzkoa, ante la Comisión de Infraestructuras Viarias del Parlamento guipuzcoano para dar a conocer los detalles de la "solución" acordada entre la Diputación y el Ayuntamiento donostiarra para el vial de Carlos I, de titularidad foral, elegida entre cinco propuestas sobre las cuales "se ha dado muchas vueltas".

En este sentido, el diputado foral explicó que en primer lugar se barajó la posibilidad de crear un acceso a la A-8 por detrás del velódromo de Anoeta bajando por el paseo de Errondo, opción que se desechó por su "enorme complejidad técnica", al crearse "enormes muros verticales" tras el citado recinto y que requería de la implicación del Gobierno Vasco para soterrar las vías de la línea del 'Topo', que une la ciudad con Lasarte, Irún y Hendaia, de EuskoTren.

Asimismo, señaló que la segunda opción, que contemplaba la entrada a la ciudad por detrás del velódromo y la salida por el paseo de Errondo, también fue descartada por "su complejidad técnica" y "nuevas afecciones" en este punto. En tercer lugar se propuso mantener la entrada a San Sebastián por Carlos I, "mejorándola", y efectuar la vía de salida por Errondo, pero en este caso el "problema" era la construcción de un vial que "ganaría cota" en este paseo.

En cuarto lugar el Ayuntamiento donostiarra sugirió la modificación de la entrada por Carlos primero suprimiendo los carriles de salida, opción que la Diputación consideró conllevaría "un incremento muy importante" de la ocupación del vial entre Amara e Ibaeta. En este contexto se optó por la quinta solución que contempla mantener la entrada a la ciudad "reformada y mejorada" por Carlos I y buscar una nueva salida de la ciudad a través de un nuevo vial en la subida a hospitales.

Además, se sustituirá el paso subterráneo para peatones ahora existente en esta avenida por uno exterior probablemente regulado con semáforos; se anulará el túnel de salida; y se bajará la cota del viaducto, bajando el túnel o forzando la cuesta, por ejemplo, respetando la limitación física de la catenaria del tren.

Goia indicó que se creará un nuevo carril de entrada a la A-8 antes del acceso peatonal a Illumbe para añadir que la opción elegida tiene en cuenta las tres infraestructuras viarias que se están construyendo en San Sebastián, la variante del Urumea, el Segundo Cinturón y la semivariante de hospitales, que "disminuirán los tráficos" en Carlos I. Por ello, la modificación de este vial "deberá darse cuando se culminen" estas infraestructuras, indicó el diputado foral. Finalmente, recordó que la Diputación deberá avanzar en este proyecto "en colaboración" con el Consistorio donostiarra.

GRUPOS

Desde el PP su juntero en Gipuzkoa Jorge Manrique consideró que en este proyecto aún quedan "flecos muy importantes por definir" y lamentó que con el mismo "no se elimina el efecto principal de barrera" que actualmente produce el vial en Carlos I.

El juntero de Aralar Patxi Aierbe señaló que aunque "no se va a suprimir del todo la variante", con esta solución acordada entre el Consistorio donostiarra y la institución foral, se "cumple todo lo que se había planteado" y la "calidad de vida de los amaratarras se verá mejorada". Desde el grupo juntero de EB-Berdeak, su portavoz, Mikel Izagirre, desconfió de la bulevarización total de Carlos I, y la consiguiente eliminación de la "barrera" que supone para los vecinos de Amara, aunque reconoció que "al menos se dará una dispersión del tráfico" que ahora concentra esta vía.

Finalmente, el juntero de EA en Gipuzkoa Josean Rekondo abogó por incorporar en la, a su juicio, ya "madura" solución "de ciudad" a este "problema de ciudad" un "proceso participativo", mientras que el juntero jeltzale; la del PNV Aintzane Oiarbide confió en que se dará una solución "adecuada" a este proyecto; mientras que desde el PSE, su juntero Iñaki Arriola instó a combinar en el mismo "el interés general y el de los vecinos".