Las obras del puente de Hierro, en el que el Gobierno riojano invierte más de 2 millones de euros, finalizarán en agosto

LOGROÑO, 24 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, afirmó hoy que las obras del puente de Hierro, en el que el Ejecutivo riojano invierte más de dos millones de euros, estarán finalizadas para agosto para que "sea transitable para las fiestas de San Mateo".

Sanz realizó este anuncio durante la visita que realizó al puente de Hierro. Recordó que las transferencias de carreteras a La Rioja se asumieron en 1984, si bien por "un error administrativo" el puente de Hierro no venía contemplado. Después, "por una serie de circunstancias, nadie quería el puente", siendo al final el Gobierno de La Rioja "quien lo asume, sin dotación alguna". Ante ello, afirmó que "estamos ante una equivocación que nos ha costado dinero a los riojanos".

Sobre la posible gestión del puente por parte del Ayuntamiento de Logroño, Sanz afirmó que le daba la impresión de que "no tienen mucho interés en la cesión". Aseguró que "si el Ayuntamiento pide la cesión la daremos, y si no estamos encantado de mantenerlo nosotros", al tiempo que añadió que al Gobierno de La Rioja "tampoco le importaría quedárselo, ya que es una obra emblemática".

Las obras, que comenzaron el pasado mes de septiembre y terminarán en agosto de 2009, están siendo efectuadas por la empresa riojana Eurocontratas S.A. El objetivo de esta actuación es lograr la rehabilitación funcional del puente, manteniendo su configuración inicial y asegurando unas condiciones de durabilidad que permitan prolongar su vida útil. Por lo que respecta a los elementos de sujeción, los trabajos de rehabilitación incluyen la limpieza y los tratamientos específicos de la piedra, así como la eliminación de la vegetación existente, la inyección de fisuras con mortero en los sillares, la limpieza y la consolidación de los paramentos.

En cuanto a la estructura metálica y con el fin de paliar el deterioro, las actuaciones que se están llevando a cabo incluyen la limpieza general y el engrasado de los aparatos de apoyo, la reparación de la barandilla metálica y la imposta (apoyo de la barandilla) así como la aplicación de una pintura de protección en toda la estructura. Todas estas zonas visibles se limpiarán en profundidad y, con el fin de eliminar las incrustaciones producidas a lo largo de los años, se empleará una masilla de poliuretano que, además de evitar la entrada de agua y suciedad, garantizará la estabilización de los diferentes elementos.

OBRAS EN EL TABLERO DEL PUENTE

El tablero del puente se ha sustituido por una losa de hormigón ligero armado con el fin de reducir la carga permanente que soporta la estructura como consecuencia del excesivo espesor del pavimento actual. De esta forma se pretende, además, facilitar la circulación. También se ha mejorado el drenaje superficial de la estructura y el firme de las aceras.

Las camisas metálicas de las pilas sumergidas, que en el transcurso de las obras de reparación han mostrado síntomas de corrosión, se protegerán mediante otra camisa de acero perimetral por debajo del nivel de estiaje.

Por último, se pintará el puente con una pintura anticorrosión de protección y se colocará un nuevo sistema de iluminación, acorde a la importancia histórica y estructural de esta infraestructura.

ESTADO ACTUAL DE LAS OBRAS

Las obras se encuentran actualmente en fase muy avanzada. Ya se han cimentado las pilas para asentar el puente, se ha levantado el tablero -con la eliminación de los firmes que se han ido superponiendo durante las últimas décadas- y ha sido reconstruido en hormigón armado, sobre el cual se aplicará la terminación definitiva. Asimismo, se ha tendido una nueva instalación eléctrica para colocar farolas nuevas cuando concluyan las obras de rehabilitación.

Por otro lado, ya han comenzado las labores de limpieza de la estructura metálica y se ha procedido a pintar el puente. Se terminará la barandilla en una tonalidad azul plomo -que era el color original del puente de 1882- y el forjado en un tono blanco grisáceo. Además, se trabaja en el estribo del puente en la zona de las bodegas y en los remates sobre el tablero y las aceras.

HISTORIA

El Puente de Hierro, el más antiguo de Logroño, fue proyectado en 1881 por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Fermín Manso de Zúñiga, y construido en un tiempo récord en 1882 por la empresa 'La Maquinista, Comercial, Terrestre y Marítima'. Consta de once vanos de 30 metros de luz apoyados en los estribos de sillería y en diez pilas. Durante 125 años, el Puente de Hierro, con sus 330 metros, ha sido el paso sobre el Ebro de mayor longitud de la capital riojana aunque, en 2008, fue superado por el puente de acceso al San Pedro, ejecutado por el Gobierno de La Rioja. Su terminación se hizo en forjado roblonado, con materiales acordes a una obra del siglo XIX y a su funcionalidad constructiva: soportar el paso de caballería. Aunque, según el estudio de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Cantabria, su estructura principal se encontraba en aceptable estado de conservación, sus elementos corrían riesgo de sufrir un importante deterioro.