LM prepara una nueva Ley de Servicios Sociales adaptada a la realidad del siglo XXI

TOLEDO, 9 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, anunció hoy en Cuenca que su departamento prepara una nueva Ley de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha adaptada a la realidad social del siglo XXI y que sustituirá a la norma vigente en este campo, que fue aprobada en 1986, hace 23 años.

Lamata hizo estas declaraciones durante el acto de apadrinamiento de la XVIII promoción de trabajadores sociales de la Escuela Universitaria de Cuenca en el que participó como padrino de estos nuevos profesionales, informó la Junta en un comunicado.

En su intervención, Lamata explicó que los principales objetivos de la nueva ley es modernizar y dotar de mayor calidad a la red de servicios sociales de la región para hacer frente a las demandas y necesidades de una sociedad cambiante y distinta a la de hace dos décadas cuando se aprobó la actual Ley de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha.

Según el responsable regional, la ley abordará la universalización en el acceso a los servicios sociales, la consolidación del trabajador social como profesional de referencia en este campo y la mejora de la ratio de población por trabajador social. En Castilla-La Mancha cuatro de cada diez profesionales de la red básica de servicios sociales son trabajadores sociales.

Lamata recordó a las más de 300 personas que asistieron en el Aula Magna de la Facultad de Bellas Artes al acto de apadrinamiento de los 80 nuevos trabajadores sociales, que la incorporación de la dependencia como nuevo derecho ciudadano convierte a España en un país referente del mundo en cuanto a Estado del Bienestar, ya que además disfruta de una universalización de la sanidad, una educación gratuita y un sistema público de pensiones.

En ese sentido, recordó el compromiso público del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, de garantizar la calidad de las prestaciones sociales que se ofrecen en la región en estos momentos de crisis económica mundial y que se refleja en que cada día su Gobierno destina 10 millones de euros a atención sociosanitaria.

Además, el consejero alabó la labor que lleva desarrollando desde hace 20 años la Escuela Universitaria de Cuenca y animó a los nuevos trabajadores sociales que salen de esta promoción a desarrollar plenamente su labor para mejorar la calidad de vida de la sociedad castellano-manchega.

Por último, Lamata agradeció a los nuevos trabajadores sociales que le hubiesen elegido para ser el padrino de su promoción y destacó la solidez de esta carrera profesional en Castilla-La Mancha.