López dice que se endeudarán y contarán con un margen de 3.000 millones para las medidas anticrisis

Convocará de inmediato el diálogo social, pide que se reconsidere la huelga y plantea un "ambicioso" proyecto para frenar el paro y EREs

VITORIA, 5 (EUROPA PRESS)

El candidato a lehendakari Patxi López anunció hoy su intención de acometer "medidas de choque" que permitan a Euskadi hacer frente a la actual crisis económica y aseguró que su Gabinete recurrirá al endeudamiento para salir de la actual coyuntura y para ello disponen de un margen por encima de 3.000 millones "sin que el ratio se dispare". Además, reiteró su intención de convocar inmediatamente la mesa de diálogo social y emplazó de nuevo a los sindicatos nacionalistas a reconsiderar su convocatoria de huelga general.

Durante su intervención con motivo del pleno de investidura, López enumeró esas "medidas de choque", entre las que destacó el inicio de conversaciones con el Gobierno central para asumir la transferencia de las Políticas Activas de Empleo, así como la creación de un fondo de ayuda a la promoción del empleo y la formación de los trabajadores.

López se comprometió a adoptar medidas para agilizar el acceso de pymes y autónomos al crédito de 500 millones de euros suscrito con las sociedades de garantía recíproca Elkargi y Oinarri, así como a ampliar el convenio financiero a otras entidades.

Las iniciativas se dirigirán, también, a apoyar a los sectores de la automoción y el sector de la construcción, a acelerar la licitación de obra pública, a promocionar la rehabilitación de edificios, aumentar su eficiencia energética y ampliar el aval público para la adquisición de Vivienda de Protección Oficial.

El candidato del PSE aseguró que, una vez en el Gobierno, pondrá en marcha, desde los Ayuntamientos, un plan, con un fondo especial, para la recolocación de parados y un refuerzo de la cobertura de desempleo para los trabajadores en situación de mayor necesidad. "Y -agregó- se facilitará la ampliación del plazo de la hipoteca, sin coste adicional, para las familias en situación de especial dificultad".

DIÁLOGO SOCIAL

López afirmó, por otra parte, que convocará "de forma inmediata" a empresarios y sindicatos a una mesa de diálogo social "que busque alcanzar un gran acuerdo económico y Social que abarque, desde luego, al mercado de trabajo, pero que incluya también a los asuntos que influyen en la competitividad de nuestro tejido productivo".

En este punto, se refirió a la huelga general convocada por las centrales nacionalistas para el próximo 21 de mayo, y emplazó a sus promotores a "reconsiderar su decisión" y dar una "oportunidad al diálogo social".

López dijo tener "un profundo respeto al derecho a la huelga", pero agregó que éste "debe ejercerse con sentido de la responsabilidad, sobre todo cuando se trata de una Huelga General, que debe ejercerse sólo cuando se agotan los márgenes de diálogo y negociación". "Cosa que es obvio que no ha sucedido en este caso", puntualizó.

López aclaró, que su Ejecutivo afrontará "con realismo" el periodo de crisis, pero agregó que el Gobierno que aspira a presidir "no sacrificará sus políticas sociales ni abdicará de su afán de progreso social".

PANORAMA COMPLICADO

El candidato a lehendakari aseguró que la crisis "se está dejando sentir ya, y con toda contundencia", en todos los sectores de la economía vasca y apuntó que la primera fase de esta nueva legislatura "dibuja un panorama muy complicado", sobre todo en lo que se refiere a empleo y recaudación.

En este sentido, aseguró que la prioridad de su Gobierno será "paliar" la situación de "dificultad" que atraviesan "muchos hombres y mujeres de este país" y añadió que resulta "muy complicado establecer un calendario de salida de la crisis".

López aseguró que hay que actuar para facilitar la financiación a empresas y familias y hay que ser capaces de fomentar las inversiones en infraestructuras, incluida la vivienda. En tercer lugar, y, tras expresar su compromiso con las políticas sociales, destacó la necesidad de activar medidas para evitar un desplome de la demanda interna y, como uno de los "ejes básicos" de su actuación, planteó hacer frente al "desplome del empleo".

En este sentido, apuntó que se promoverá un "ambicioso" proyecto que frene la destrucción de empleo y los EREs y se tomarán medidas para favorecer las actividades generadoras de empleo, promover el empleo femenino y juvenil, además de abordarse la temporalidad.

López indicó que "todos" -gobierno, oposición, entes locales y forales, sindicatos, organizaciones empresariales y agentes económicos- deben "arrimar el hombro".

El candidato del PSE planteó desarrollar una política económica, que se basará en tres principios "primero, una política fiscal y presupuestaria que contribuya a reanimar la demanda; segundo, una política de promoción económica que refuerce la competitividad de nuestro aparato productivo, y, tercero, un diálogo permanente con los agentes económicos y sociales".

En política fiscal y presupuestaria, afirmó que la caída de la recaudación se está situando en unas cifras "muy inferiores" a las calculadas en octubre por el Consejo vasco de Finanzas Públicas. "Estas previsiones de recaudación se basaban en un escenario de evolución de la economía vasca que desgraciadamente no se está cumpliendo y esto hará que previsiblemente cerremos 2009 con déficit, circunstancia que no se producía desde el año 1993", dijo.

En este sentido, indicó que, ya desde el ejercicio 2009, se cubrirán las necesidades del momento, lo que obligará a emitir endeudamiento.

"La apelación al endeudamiento no es un acto irreflexivo, sino que ha sido muy sopesado por nuestra parte en los últimos meses. El actual endeudamiento vivo del Gobierno Vasco equivale al 0,9% del PIB vasco, con lo que el margen de que disponemos es muy alto, por encima de los 3.000 millones de euros sin que el ratio se dispare. En consecuencia, este es el margen que vamos a utilizar para desarrollar las medidas anticrisis sin que se resienta la estabilidad de nuestras cuentas públicas", aseguró López, quien indicó que esos recursos sólo se aplicarán a políticas y medidas extraordinarias, básicamente de inversión.

López también se comprometió a cooperar con otras administraciones para conseguir las "sinergias necesarias" para desarrollar proyectos estratégicos, entre los que citó la fuente europea de neutrones por espalación, el soterramiento del tren en Vitoria, la línea 3 del metro de Bilbao o la Y vasca.

Aseguró que se dará "un impulso definitivo" al TAV en estas legislatura porque se ha perdido "demasiado tiempo" y por ello, aseguró que se adelantará, "todo lo posible", la ejecución de las obras en el tramo guipuzcoano. Además, indicó que las empresas y los trabajadores que participan en el proyecto sentirán "el aliento y la solidaridad" de su gobierno ante ETA que "ha situado el TAV en el centro de sus ataques". "Esta obra es hacer país y nadie lo va a impedir y pondremos todos los medios para que se haga cuanto antes, arropando a empresarios y trabajadores que se están implicando a fondo con el desarrollo de Euskadi", afirmó.

Otro de los ejes de su actuación serán las políticas de promoción económica con apoyo a la industria vasca. Para ello, se incrementará el esfuerzo en I+D, se apoyará la internacionalización de las empresas industriales, se fomentará la creación de grupos industriales, alianzas y fusiones con núcleo accionarial vasco, se prestará "especial atención" al desarrollo del sector energético, se intensificará el esfuerzo presupuestario en educación y se reordenará la estructura del Gobierno para volver a unificar el Empleo y las Políticas Sociales.

Por último, señaló que, a pesar de la crisis, impulsarán la inversión en I+D+i para alcanzar el 2,5 por ciento del PIB en 2012 y se perfeccionará la concreción de la transferencia en investigación.