Lores ve una "agresión" a Pontevedra que haya un delegado en Vigo y Rueda dice que la capital "no va a perder nada"

PONTEVEDRA, 6 (EUROPA PRESS)

Las críticas por la designación de dos delegados de la Xunta en la provincia de Pontevedra estuvieron presentes en la toma de posesión del ex alcalde de Cambados, José Manuel Cores Tourís, como delegado del Gobierno gallego en la capital.

Tras anunciar Cores Tourís que lo primero que hará será "visitar a todos los alcaldes en sus propios ayuntamientos, a partir del de Pontevedra, que será el primero como capital de provincia", el alcalde pontevedrés, el nacionalista Miguel Fernández Lores, reiteró su malestar ante lo que calificó de "error flagrante".

"El nombramiento de un superdelegado con competencias exclusivas para 14 ayuntamientos, con Vigo a la cabeza, es una agresión sin precedentes a la capital de la provincia", señaló el alcalde. Una vez más, Lores atribuyó la decisión a intereses políticos, que nada tienen que ver con el acercamiento de la Administración al ciudadano, porque "hay ayuntamientos, como Soutomaior, que están al lado de Pontevedra y sin embargo pasan a depender de Vigo, y otros más lejanos a la capital, como Oia, que dependen de Pontevedra".

Por contra el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, insistió en que la nueva estructura orgánica "pretende facilitar la gestión a los administrados, pensando que en ningún sitio se tiene que perder ni capacidad administrativa ni el potencial que puede haber ahora".

De este modo, Rueda, tras recordar su condición de pontevedrés, aseguró que la capital "no va a perder nada" y pidió a todos "colaboración y tiempo" para corroborarlo y empezar a ver los resultados de un trabajo centrado en la "coordinación".

Baiona, Cangas, Fornelo de Montes, Gondomar, Moaña, Mos, Nigrán, O Porriño, Pazos de Borbén, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra de Miño, Soutomaior y Vigo pasan a ser responsabilidad de la delegación de la Xunta en la ciudad olívica.