Los ciudadanos que se realicen análisis de sangre de alcoholemia y den positivo deberán pagar 120 euros por la prueba

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Los ciudadanos que, tras dar positivo en un control de alcoholemia por aire expirado, pidan que se les realice una segunda comprobación vía análisis de sangre en los recursos que el Ayuntamiento de Madrid tiene para este fin y vuelvan a dar positivo deberán para 120 euros por la prueba, según se aprobó hoy en la comisión ordinaria de Hacienda del Consistorio con la abstención de IU y el rechazo del PSOE.

El gerente del Organismo Autónomo Madrid Salud, José Manuel Torrecilla, explicó hoy que esta medida se fundamenta en que "muchos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuando detectan casos de alcoholemia donde presuntamente se ha superado el límite legal, llevan a los individuos a recursos municipales para hacer la segunda prueba, voluntaria, que es un derecho que se puede usar de forma adecuada o abusar".

Precisamente para sancionar a estos conductores que "saben que han bebido" y aún así exigen que se les realice el análisis de sangre, "ocasionando a la Administración un gasto más allá de lo razonable", se les hará pagar la prueba, "lo mismo que en otras administraciones como los hospitales, que coayudan en estas actuaciones".

La tasa tendrá un coste de 120 euros, si bien "cuando se ejercite el derecho de forma razonable, una vez que una prueba ha sido positiva, si la confirmación de alcohol en sangre es negativa, no habrá nada que pagar, pero sí cuando se hace incurrir en un gasto injustificado a la Administración", insistió el responsable municipal.

Sin embargo, para el concejal socialista Pablo García-Rojo, este precio es "injustificado" ya que es un 31,5 por ciento superior al coste real del análisis, que cifró en 91,22 euros. "Se trata de una sanción encubierta sobre la que tenemos dudas jurídicas, y además es un claro abuso y discriminación de los ciudadanos", apostilló, matizando que, en cualquier caso, desde el PSOE se comparte "el fondo" de la medida y la prevención de la ingesta de alcohol cuando se conduce.

No obstante, Torrecilla aseguró que el Consistorio realizó "un estudio de costes por parte de otras actuaciones". "Teniendo en cuenta que muchas veces las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad prefieren venir a nuestro centro para no tener que esperar en un hospital varias horas, el coste que se repercute al ciudadano tiene que ser similar, porque si no se caería en la desigualdad y se colapsaría el equipamiento", alegó, asegurando que "el estudio de costes con respecto a otras instituciones ha llevado a esa cantidad para ser homogéneos".