Los comerciantes y vecinos de Carabanchel denuncian continuos robos en este barrio madrileño

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Los comerciantes y vecinos de la Avenida de la Peseta, en el distrito madrileño de Carabanchel, se quejan de los continuos robos que afectan a los negocios de la zona y piden mayor presencia policial.

Los últimos robos a los negocios de la zona han provocado la preocupación de los vecinos, ya que según ellos, los delitos han aumentado en las últimas semanas y se producen tanto de día como de noche. La respuesta de los comerciantes ha sido aumentar dispositivos de seguridad como cámaras de vigilancia o protectores 'anti-alunizajes'.

En declaraciones a Europa Press, el dueño de una tienda de electrodomésticos señaló que debido a los continuos 'alunizajes' que sufría la tienda ha debido instalar cámaras de seguridad y defensas ante la puerta y el escaparate de su negocio.

María del Mar es co-propietaria de una farmacia en la zona. Ella asegura que "con la crisis se ha notado que hay más robos", y que el problema de la zona es que debido a la proximidad de la M-40 los ladrones "tienen escapatoria por todos los lados".

Su farmacia ha sufrido 6 robos en 2 años. El lunes de la pasada semana tuvo lugar el último, en el que varias mujeres robaron productos por más de 500 euros sin despertar las sospechas de los farmacéuticos. María del Mar reconoce que la policía patrulla la zona con frecuencia, pero señala que todavía "es insuficiente" por lo que ha tenido que instalar más aparatos de seguridad.

LOS VECINOS, "INTRANQUILOS"

Los vecinos conocen estos hechos y muestran su preocupación por la alta frecuencia de estos robos. Para PEI, que vive cerca de la Avenida de la Peseta, "no sé si será por la crisis" pero "se está notando más policía". PEI afirma que ahora los vecinos están "más intranquilos", aunque señala que esa zona "no es un barrio conflictivo".

Según Óscar, otro vecino de Carabanchel, se han producido robos en la mayoría de las tiendas de la citada avenida. Además, se quejó de que "sólo se ven policías en la Gran Vía y la Castellana", por lo que reclamó "más vigilancia" en los barrios de la periferia.

UN CONSERJE RESCATA REHÉNES DE UN ATRACO

Juan es conserje en el número 42 en la Avenida de la Peseta. Sin embargo, debido a los continuos hurtos ha tenido que desempeñar tareas más allá de sus funciones habituales.

Juan declaró a Europa Press que hace más de un mes, al mediodía, escuchó gritos que pedían auxilio, se acercó con unos vecinos al patio de la finca y comprobó las peticiones de socorro provenían del banco. "Les ayudamos a salir y nos dijeron que estaban robando el banco", asegura Jorge.

Los empleados y clientes pudieron escapar así de los ladrones, quienes "les habían encañonado, amenazado con cuchillos y les habían metido en la parte posterior del banco", gracias a su intervención y la de otros vecinos, afirmó el conserje.