Los conservacionistas del Aljarafe reclaman que Gabriel Rojas "no haga negocio" con El Carambolo

SEVILLA, 25 (EUROPA PRESS)

La asociación conservacionista 'Aljarafe Habitable' advirtió hoy de que el grupo promotor Gabriel Rojas, titular del cerro de Camas (Sevilla) en el que se alzaba la sede de la Sociedad de Tiro Pichón y donde en 1958 fue descubierto el famoso tesoro de El Carambolo, no debería "hacer negocio" con la venta de los suelos a la Administración andaluza, abogando por una operación "razonable" en términos económicos que permita la entrega de los suelos al patrimonio público.

El presidente de 'Aljarafe Habitable', el investigador de la Universidad de Sevilla Luis Andrés Zambrana, dijo a Europa Press que la "oferta" de venta entregada por el grupo promotor a la Consejería de Cultura constituye "una buena noticia", dada la posibilidad de que pase a manos públicas este cerro que alberga las ruinas del santuario correspondiente a este tesoro formado por 21 piezas de oro de 24 quilates. "Estaría muy bien que la Junta hiciera público el cerro", dijo en cuanto a la oferta presentada por la sociedad propietaria de los terrenos.

No obstante, Zambrana advirtió de que el grupo Gabriel Rojas, que en el año 2000 se hizo en poder de estos suelos para construir un hotel de 150 habitaciones que integraría las ruinas del santuario mediante un centro de interpretación, debería negociar la venta de los terrenos en base a "un precio razonable", nunca "con expectativas de beneficio". El proyecto de Gabriel Rojas, cabe precisarlo, nunca se ha materializado dadas las diversas restricciones que la Consejería de Cultura ha impuesto a la iniciativa dada la obligación de conservar este yacimiento arqueológico actualmente cubierto pero abandonado.

De esta forma, Luis Andrés Zambrana abogó por la compra de los terrenos por parte de la Administración andaluza, pero insistió en que los propietarios del cerro "no deberían plantear la venta con expectativas de beneficios" como si de una operación urbanística al uso se tratase.

LA JUNTA "TIENE QUE MOJARSE"

Eduardo Apellániz, otro de los principales activistas de la organización, señaló también en declaraciones a Europa Press que la Consejería de Cultura "tiene que mojarse" con la conservación de este santuario que constituye una de los pocos referentes del mito de la primigenia cultura tartéssica, porque la oferta de venta constituye "una oportunidad" para que el yacimiento arqueológico pase al dominio público.

No obstante, advirtió igualmente de que el grupo Gabriel Rojas "no debe hacer negocio" con esta operación y coincidió con Zambrana a la hora de reclamar para la venta del cerro "un precio más que razonable en base al valor real de los suelos, no a partir de expectativas de futuro" de esta empresa promotora y ligada al sector inmobiliario. Al respecto, pidió a la Consejería de Cultura que si finalmente no se consuma la adquisición del cerro, "haga cumplir la Ley de Patrimonio Histórico" y obligue al titular de la finca a garantizar la seguridad y la conservación del yacimiento, totalmente abandonado a día de hoy.

"Si la propietaria establece un precio excesivo, sería lógico que la Junta diera una negativa a la oferta", dijo Apellániz para pedir "un esfuerzo" a ambas partes por el bien del valioso legado patrimonial que guarda este cerro de Camas.

El cerro de El Carambolo, donde antiguamente se ubicaba la Sociedad de Tiro Pichón, fue el 30 de septiembre de 1958 el escenario de uno de los mayores descubrimientos del pasado de la provincia, las ruinas de una antiquísima construcción y un tesoro de 21 piezas de oro labradas al estilo oriental y cuyo origen se remonta a los siglos VII y VIII antes de Cristo.