Los hoteleros sufren una "clarísima" bajada de la facturación en Feria y temen un verano "muy duro"

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

El gerente de la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia, Santiago Padilla, advirtió hoy de que si bien la tasa media de ocupación hotelera durante la Feria de Abril ha rondado el 71 por ciento, "tal y como estaba previsto", la "caída" generalizada de las tarifas para conseguir atraer la demanda ha supuesto una "clarísima" rebaja en la facturación de los negocios del sector, llamando así a reforzar la promoción de las fiestas de primavera de Sevilla en destinos "inmediatos" como Madrid, Barcelona o Portugal.

En declaraciones a Europa Press, Santiago Padilla consideró que la ocupación media del 71 por ciento cosechada por los hoteles de Sevilla durante la Feria de Abril "estaba dentro de las previsiones", pero advirtió de que la ocupación ha alcanzado este grado sólo en el periodo de máximo esplendor de la temporada alta. "El verano va a ser muy duro", dijo en cuanto a la estacionalidad contra la que intenta luchar el sector turístico sevillano.

Además, advirtió de que la consecución de este grado de ocupación ha estado precedida de "una caída de los precios", por lo que el sector hotelero ha sufrido una "clarísima y significativa" rebaja de la facturación justo en el momento clave de la temporada alta. "Los precios han caído, como ha sido la tónica en general en todo el ejercicio y en Semana Santa", resumió.

Al respecto, señaló que la radiografía del sector parte de "una ocupación baja y precios inferiores", por lo que llamó a "iluminar" nuevamente las fiestas primaverales de Sevilla, Semana Santa y Feria de Abril, a través de su promoción en mercados cercanos como "Madrid, Barcelona y Portugal". "Hay que atacar estos mercados de proximidad", dijo aludiendo a un intento de evitar que pierdan más fuelle los principales "reclamos" de la oferta turística hispalense.

"Esta bajada de la facturación hace más daño en verano", advirtió finalmente Padilla señalando que estos datos de ocupación y la caída de los precios inducen a pensar en una temporada estival "muy dura".