Los partidos catalanes apoyan la adhesión de Turquía a la UE, aunque con condiciones

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

Los partidos catalanes --con la única excepción de C's-- apoyan la incorporación de Turquía al club de los Veintisiete, aunque con condiciones, según explicaron a Europa Press. La cuestión, no obstante, apenas aparece en los programas electorales, todo lo contrario a lo que ocurre en otros países europeos, como Francia, donde es una de las principales polémicas de la campaña.

En el programa del Partido Socialista Europeo (PSE), que comparten los 33 partidos de la UE, entre ellos el PSC y el PSOE, se especifica el apoyo "a un proceso sin plazo definido de negociaciones" con Turquía para su adhesión, "basado en criterios claros".

Por su parte, los populares optan por la ambigüedad en su programa electoral. Destacan que apoyan la futura adhesión de candidatos como Turquía, Macedonia y Croacia, aunque deben cumplirse "plenamente las condiciones para ello". También plantean otras fórmulas o marcos posibles de asociación con la UE.

Por contra, el candidato de CiU, Ramon Tremosa, apostó por "digerir" primero la integración de Bulgaria y Rumanía, y después la de Croacia, antes de plantear nuevas incorporaciones. En declaraciones a Europa Press, consideró que Turquía debe integrarse comercialmente de manera creciente con la UE y resolver las grandes diferencias de renta en su territorio.

Tremosa también manifestó que, en este debate, existe otro conflicto "de difícil solución", que es litigio por Chipre. "¿Cómo puede entrar un país en la UE que ha invadido y sigue ocupando una parte de otro país de la UE como es Grecia?", se preguntó.

ERC, por su parte, defiende una política de ampliación "ambiciosa", pero condiciona su eventual apoyo a cualquier incorporación al "pleno respeto" a los derechos humanos y a que los Estados candidatos sean democráticos. No ve ningún impedimento en la condición religiosa o laica de los estados candidatos, siempre que cumplan estos requisitos.

ICV-EUiA defiende la adhesión de Turquía, ya que el marco de referencia para su ampliación debe ser geográfico y político, y "en ningún caso cultural o religioso". Su entrada tiene que hacer el proceso de integración europea "más diverso" y, al mismo tiempo, debe permitir "consolidar y profundizar en las reformas democratizadoras en Turquía", aunque precisan que este proceso tiene que hacerse tras ratificarse el Tratado de Lisboa.

C's es el único partido que se opone frontalmente a la adhesión de Turquía al menos en estos momentos. "A Turquía aún le falta cierto recorrido, y una vez cubierto ya se podría plantear", aseguró el candidato, en declaraciones a Europa Press.

Turquía lleva expresando su deseo de formar parte de la UE desde principios de los años 60, y las negociaciones se abrieron en 2005, aunque sin embargo, nadie sabe cuanto se van a extender, y hay quien habla que no podría formalizarse hasta dentro de una década.

Este país tiene varios puntos a favor de la adhesión. Entre ellos, que su presidente, Abdullah Gul, tiene un perfil europeísta y es favorable a reformas socioeconómicas para propiciar el proceso; que su población se siente mayoritariamente europea y que la adhesión cuenta con el apoyo del presidente estadounidense, Barack Obama, y del primer ministro británico, el laborista Gordon Brown. Por contra, el eje francoalemán se opone al proceso, y Francia exige que previamente condene el genocidio del pueblo armenio.