Los trabajadores de GFB se concentran frente al Parlamento para reclamar respuestas al Gobierno

SANTANDER, 27 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores de GFB se concentraron esta tarde frente a la sede del Parlamento cántabro para reclamar al Gobierno regional respuestas sobre el futuro de la empresa, que lleva cuatro meses sin pagarles los salarios y ha presentado el concurso de acreedores.

La plantilla portaba dos grandes pancartas en las que se leía: 'GFB. Todo 2009 sin cobrar. ¡Empezamos a mendigar!' y 'GFB. Solución ya. Euroamérica y Sodercan ¿dónde están?', que acompañaban además de mensajes repetidos una y otra vez en voz alta como 'Basta ya, Sodercan. Cuatro meses sin cobrar' o '¿Dónde está? No se ve, el dinero de GFB'.

Los trabajadores recibieron con esas mismas consignas y entre silbidos a algunos diputados y al presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, que continuó su marcha y entró en la sede del Legislativo sin dirigirse a ellos.

Un portavoz de los empleados, Fernando Herrera, explicó que lo que demandan con esta protesta es que el Gobierno, como socio del proyecto, les dé respuestas sobre el futuro de la planta porque a día de hoy los trabajadores desconocen "cuál es la viabilidad" y creen que "el futuro es cero".

Según dijo, el socio mayoritario (Euroamérica) "no aparece por la fábrica", no les da respuesta y no se hace responsable de ellos. En definitiva, no encuentran interlocutor en la empresa y, por eso, recurren a Sodercan y piden que el Gobierno les informe sobre su futuro.

Hasta ahora, destacó que la única respuesta que han tenido desde el Gobierno es que hace falta poner dinero y que le corresponde hacerlo al socio mayoritario, porque Sodercan cree que ya ha hecho "hasta donde podía hacer".

El problema es que si el socio no pone ese dinero los trabajadores se temen que el concurso de acreedores termine con la liquidación de la empresa, que tiene una plantilla de 77 empleados.

Los trabajadores piensan que después de haber vendido el proyecto "a bombo y platillo" la parte pública tendrá alguna "responsabilidad" y, por eso, reclaman al Gobierno que "haga su parte".

También demandan que el Gobierno y el socio privado se pongan de acuerdo para darles una "respuesta rápida" a una situación que la plantilla no puede aguantar más".

En este sentido, Herrera criticó que llevan más de un año con retrasos en el pago de las nóminas y en los últimos cuatro meses ni siquiera han llegado a cobrarlas, lo que representa una situación "insostenible" para los trabajadores.

La concentración de los trabajadores de GFB ante la Cámara coincide con el debate en el Pleno de esta tarde de una interpelación presentada por el PP para que el consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Juan José Sota, explique la situación de la fábrica.