Los trabajadores de Rober no han cobrado la nómina de abril a causa del supuesto desfalco en la empresa

GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)

Los 400 trabajadores de la empresa Rober S.A, concesionaria del servicio de autobuses en la capital granadina, aún no han cobrado la nómina de abril debido al supuesto desfalco de 142.000 euros cometido por un trabajador, que incluyó en la lista de asalariados a personas que nunca trabajaron en la empresa.

Fuentes del comité de empresa (CCOO) explicaron a Europa Press que la gerencia de Rober les ha pedido "un poco de paciencia y colaboración" en este asunto, puesto que la persona acusada de este delito --que ha quedado en libertad con cargos-- era la única encargada de elaborar las nóminas y esta situación ha propiciado a su vez un problema administrativo que "habrá que ir solucionando" durante los próximos días.

No obstante, la empresa ya ha ingresado unos mil euros a cada uno de sus empleados para que puedan ir afrontando sus gastos hasta que se normalice la situación.

Los trabajadores se sienten "muy sorprendidos" con los hechos acontecidos, ya que el trabajador acusado de esta supuesta estafa llevaba más de 30 años en la empresa y "era conocido por todos", pues también formaba parte del comité de empresa.

Los empleados de Rober prevén reunirse mañana para valorar esta situación, que según el comité "no afectará a la negociación del convenio colectivo" con la patronal ni dañará las relaciones.

El gerente de Rober, Guillermo Robles, indicó hoy que el desfalco fue descubierto cuando el trabajador encargado de las nóminas se encontraba de vacaciones en Colombia. En una operación rutinaria, se revisaron las listas de contratados y se comprobó que en ella figuraba el nombre un empleado que "nadie conocía"

Así, el pasado jueves se tuvo conocimiento de que esta operación se ha podido prolongar durante casi tres años, durante los cuales, según los primeros indicios, el acusado dio de alta en la Seguridad Social a cinco o seis personas más, entre ellas a su propia mujer.

La empresa interpuso la denuncia al día siguiente, el pasado viernes, después de que hiciese el balance de la cantidad exacta supuestamente defraudada, un desajuste que no se detectó en los balances contables, "porque lo tenía todo muy bien cubierto y controlado".