Los Verdes critican la adhesión del Gobierno vasco al Programa 2000E de ayudas en la compra de vehículos nuevos

BILBAO, 25 (EUROPA PRESS)

Berdeak-Los Verdes criticó la adhesión del Gobierno vasco al Programa 2000E de ayudas a la adquisición de vehículos nuevos anunciada por el Ejecutivo central. El partido ecologista consideró que "es una actuación contraproducente para el empleo, socialmente y ambientalmente desigual e injusta, que favorece a las personas con más recursos económicos y agrava el cambio climático".

En nota de prensa, denuciaron que, con este anuncio, quedan "atrás" las palabras de compromiso de los gobiernos vasco y central contra el cambio climático y a favor de la reducción de las emisiones de C02.

"Esta política incita al hiperconsumo, perpetúa el actual modelo individualizado y motorizado de transporte e infraestructuras", señaló Berdeak-Los Verdes, que añadió que este sistema es "insostenible".

En este sentido, aseguró que la reactivación de la economía y el empleo deben optar por "inversiones social y ambientalmente rentables, como son las dirigidas a la mejora y la ampliación del transporte público y limpio".

El co-portavoz de Berdeak-Los Verdes, Florent Marcellesi, recordó que las tecnologías basadas en el petróleo son "muy responsables" de la creciente destrucción del planeta y del cambio climático y ejercen una "fuerte demanda" sobre las infraestructuras viarias, como la "inútil" Super Sur en Bilbao.

Marcellesi aseguró que "dar 5 millones de euros al programa de subvención pública de vehículos premia al consumo individual ambientalmente irresponsable, y favorece además a un sector que no ha hecho sus deberes climáticos y ecológicos de fabricar coches limpios".

Según el co-portavoz de los ecologistas, las respuestas económicas al paro "no deben contradecir los objetivos medioambientales y de igualdad social". En su opinión, la actual crisis económica debe convertirse en "una oportunidad para crear un nuevo empleo verde capaz de hacer las paces con el planeta". "Se crearía el doble de puestos de trabajo por cada millón de euros de fondos públicos invertidos si se emplearan en subvencionar la rehabilitación energética de edificios y viviendas", señaló.

Por último, Marcellesi indicó que, "puesto que durante la crisis económica los costes de transporte castigan a los más pobres, la reactivación de la economía y el empleo deben optar por inversiones social y ambientalmente rentables".