M, que arrancará "el cambio" en España

Baltar se congratula del peso de Ourense en la nueva ejecutiva y Barreiro felicita a Feijóo por "rentabilizar" la herencia de Fraga

A CORUÑA, 10 (EUROPA PRESS)

Los presidentes del PPdeG en las cuatro provincias gallegas enfatizaron hoy la "unidad" con la que sale el partido del XIV Congreso regional que concluye esta jornada en A Coruña y atribuyeron, sin excepción, a esta característica la victoria de los populares en las pasadas elecciones autonómicas. Un triunfo que, a juicio de los líderes territoriales del PP gallego, será el arranque de "un cambio político necesario en España".

En el acto de clausura del cónclave, tanto el líder del PP en A Coruña, Carlos Negreira, como sus homólogos en Lugo, José Manuel Barreiro, Ourense, José Luis Baltar, y Pontevedra, Rafael Louzán, resaltaron la "unidad" de la nueva ejecutiva popular y restaron importancia al reparto por cuotas territoriales.

El primero en intervenir fue Barreiro, quien resaltó que la "grandeza" del PPdeG radica en "gobernar para todos los gallegos". Negreira y Louzán también enfatizaron ésta idea, que Alberto Núñez Feijóo abandera desde que asumió la Xunta.

Aunque con matices, sólo José Luis Baltar se atrevió a desmarcarse de esta postura común. "Ahora le ha tocado a Ourense", apostilló en relación al protagonismo adquirido por el PP provincial en la nueva dirección popular, donde Rosendo Fernández se mantiene como vicesecretario mientras que el diputado Antonio Rodríguez Miranda asume la portavocía del partido.

Por su parte, José Manuel Barreiro se mostró "muy orgulloso" de herencia recibida de Manuel Fraga, y tuvo unas palabras de reconocimiento para el presidente fundador. "Somos la fuerza política con mayor tradición democrática de España", proclamó e incidió en que este estatus es "obra" de Fraga, al que se refirió como "gallego ilustre".

A continuación, Barreiro felicitó al que fuera su contrincante en el congreso de 2006 por haber gestionado "correctamente" la herencia recibida de Fraga y "rentabilizarla" al servicio de Galicia.

CRÍTICAS A PSOE Y BNG

Tras el reconocimiento del presidente lucense, Baltar también inició su intervención con palabras de agradecimiento a Manuel Fraga, "quien tanto hizo por Galicia", y se mostró "orgulloso" de que "un ourensano de pro" como Núñez Feijóo presida la Xunta. Más tarde, Rafael Louzán intentó también identificar con su provincia a Feijóo, al que se refirió como "vecino de Pontevedra".

Baltar hizo un guiño también a los representantes populares en la diáspora y a los portavoces del PSD-Porto, que se desplazaron a A Coruña para arropar a Núñez Feijóo en el día de su ratificación como presidente para los próximos tres años. El dirigente ourensano reconoció el "trabajo" de los militantes del PP en la diáspora y lo contrapuso con la actuación de PSdeG y BNG.

Asimismo, elogió a Núñez Feijóo y recalcó que su victoria "abre la puerta para la reconstrucción del país" con la crisis, el empleo y el equilibrio territorial "como principales preocupaciones". "Somos un partido fuerte", proclamó y criticó duramente a PSdeG y BNG, por no ser "de fiar". "No pueden estar comprometidos con Galicia quienes apoyaron a Magdalena Álvarez y consintieron con su voto el retraso del AVE", amonestó a PSdeG y BNG.

También el presidente del PP de A Coruña, Carlos Negreira, fue crítico con los partidos de la oposición, sobre todo con el PSdeG, al que acusó de estar "en manos" de Ferraz. Poco antes, Barreiro había asegurado que el "futuro" del nuevo secretario general de los socialistas gallegos, Manuel Vázquez, dependía del ahora ministro de Fomento, José Blanco.

"LIBERTAD" LINGÜÍSTICA

Por su parte, Rafael Louzán subrayó la necesidad de saber "administrar la confianza" dada por los gallegos el pasado 1 de marzo y atribuyó la victoria al "esfuerzo de todos sin exclusión" en el PPdeG.

En la línea, abogó por mantener la "coherencia" ya que, en su opinión, Galicia "quiere un partido uniforme y unido" frente al discurso de socialistas y nacionalistas que, según denunció, "hoy dicen una cosa aquí y otra en Vigo", remarcó.

Del mismo modo, Louzán indicó que las "prácticas" de PSdeG y BNG al frente de la Xunta son las que llevaron a ambas formaciones a la oposición. A continuación, criticó duramente su política lingüística, que comparó con un "Estado de imposición".

En la línea se posicionó Negreira, quien instó a Núñez Feijóo a defender la libertad "después del sectarismo sufrido" durante el mandato del anterior Gobierno bipartito.

TRABAJO "DURO" FRENTE A LA CRISIS

Asimismo, Carlos Negreira advirtió de que "toca trabajar duro" para hacer frente a la crisis e invitó a "todos" los militantes y dirigentes del partido a ser "especialmente austeros". Junto a la crisis, citó como otro "gran reto" del partido las próximas elecciones municipales para acabar con los bipartitos en los ayuntamientos.

Por último, abogó por un partido con "criterio" e instó a Feijóo a hacer una "crítica constructiva" al Gobierno central. " Si Felipe González nos dejó con un solar, Zapatero vende el solar, por eso Mariano te pido que nos eches una mano", pidió al presidente del PP, Mariano Rajoy, que también se desplazó hoy a A Coruña para arropar a Feijóo.

"COMPROMISO" EN EL EXTERIOR

En representación del representante del PP en el exterior, Benito Grande reconoció que los militantes del PP en el exterior no están "contentos ni satisfechos" con los resultados obtenidos en las elecciones del 1 de marzo, que atribuyó a los "desfiles continuos" de dirigentes "del bipartito" por las sedes de PSdeG y BNG en la diáspora.

"No pudimos hacer nada por evitarlo", recalcó el dirigente popular en el exterior y prometió, como contrapartida, "trabajar duramente" para obtener el triunfo en las europeas, con el fin de que la "victoria" del 7-J actúe como "presagio" de unos buenos resultados en las municipales. Con este reto por delante, apostó por "cautivar" a los jóvenes que se incorporan al partido porque "son el futuro".

"FIN" DEL PODER SOCIALISTA

En el acto de clausura intervino también el presidente del PSD-Porto, Marco Antonio Costa, quien inició su discurso felicitando a Núñez Feijóo por su "fantástica" victoria del 1-M e interpretó este triunfo electoral, al igual que hicieron los presidentes provinciales, como "una señal expresa" de la "futura victoria" de los populares en el resto de la península ibérica.

"La victoria del PPdeG significa el fin del poder socialista en Madrid y Lisboa", pronosticó el dirigente popular portugués y advirtió de que las formaciones socialistas "no podrán esconder más" su "ineficacia" frente a la crisis económica internacional.