M "un paréntesis" del que se ve "tan responsable como Touriño"

Dice que las bases tendrán "altísima representación" en la Executiva y apela a trabajar para recuperar la Xunta en "cuatro u ocho años"

PONTEVEDRA, 24 (EUROPA PRESS)

El único candidato a la Secretaría Xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, justificó hoy su decisión de presentarse para sustituir a Emilio Pérez Touriño en la necesidad de convertir la derrota electoral del pasado 1 de marzo en "un pequeño paréntesis" del que, según admitió, se siente "tan responsable como Touriño". "Me niego a que esto acabe así", sentenció.

En su primera intervención como candidato, no obstante, el socialista rechazó que este sentimiento de "responsabilidad nuble" el proceso que "tiene por delante" el partido y, en este punto, reiteró su apuesta por la "renovación" de la Executiva, por las bases, por hacer "de cada militante un activista" y por evitar la acumulación de cargos en los dirigentes.

"Para ganar hay que trabajar y no se puede hacer desde dos sitios", insistió, al tiempo que avanzó que los militantes de base tendrán "altísima representación" en la Executiva que conformará. "La Executiva se puede renovar tirando de los militantes de base, que seguro que no nos van a fallar", enfatizó.

Además, el socialista ourensano aludió a la voluntad de "muchos compañeros" de abrir un debate político "en profundidad" en el congreso y, frente a esto, se comprometió a "elaborar juntos" las bases de la conferencia política que el partido celebrará en septiembre.

En este sentido, apostó por incentivar el debate de ideas. "Pido a todos que aprendamos a convivir desde la discrepancia, porque la tarea que tenemos por delante es inmensa y en ella cabemos todos", demandó, al tiempo que opinó que lo que "mató" al anterior modelo del partido fue, precisamente, "el silencio". "Creíamos que hablar no era bueno, porque hacíamos ruido", admitió.

PROPUESTAS

Tras analizar que la pérdida de las elecciones vino motivada por la "falta de política" del gobierno liderado por Emilio Pérez Touriño a pesar de su "buena gestión", Vázquez concluyó que "no se supo hacer de la gestión, política de gestión". En todo caso, consideró que los comicios "no los ganó el PP, sino que los perdió el PSOE".

De todos modos, entendió que las elecciones de 2005 las ganó la coalición de izquierda "por un puñado de votos, los mismos que ahora se perdieron". "Ni antes ganamos tanto ni ahora perdimos tanto", incidió, y reivindicó la necesidad de que su partido recupere la "ilusión" de los 30.000 gallegos que dejaron de votarle.

"A esto dedicaré todo mi tiempo, empeño e ilusión. Vengo a trabajar y a dedicar cuatro años con intensidad y pasión y ganas, porque creo en esto", proclamó, al tiempo que fijó como uno de sus objetivos "conseguir que todos los militantes sientan en su corazón que participan activamente en el proyecto de cambiar Galicia".

Con estas propuestas, apostó por que este congreso no se vea "como uno de trámite", por lo que pidió "ayuda" para evitar que "no cambie nada". "Es el momento de cambiar profundamente nuestra organización y construir la alternativa", juzgó el socialista ourensano.

GOBERNAR "SOLOS"

Vázquez se fijó como objetivo del PSdeG "gobernar Galicia" y, para ello, instó a sus compañeros a "interiorizar" que esto ocurrirá "en cuatro u ocho años". "Tenemos que construir un partido para gobernar nosotros y solo nosotros", remachó, y lo vinculó con la constatación de que si pueden ganar en "muchos municipios", también se podrá hacer en la Xunta.

"Somos un gran ejército e ideológicamente no hay quien nos pare, pero es verdad que somos un poco desorganizados", admitió el único candidato a secretario xeral, al tiempo que abogó por fortalecer las "capacidades" y la "autoestima" de "todos". "Tenemos que creer en nosotros, porque este proyecto no va de farol", arengó.

En este punto, hizo público su "agradecimiento" a Jaime Barreiro por "atreverse a tomar las riendas de la escuela de formación de dirigentes que se va a crear en Galicia". "Para trabajar desde abajo, sin que nos regalen nada --justificó--, porque no hay que esperar un 'Prestige' para que nos toquen los votos a nosotros", lanzó, y apostó por "trabajar duro día a día".

RECONOCIMIENTO A TOURIÑO

También aprovechó su intervención para enfatizar un "reconocimiento" a Touriño y se mostró partidario de que la derrota electoral "no empañe su trayectoria". "No puede ser que quien nos unió y nos sacó de la derrota sea el culpable de todo", elogió, y consideró que "su trayectoria quedará escrita en la historia del PSdeG con respeto, cariño y admiración".

Aunque el ex presidente de la Xunta no estuvo presente en la primera jornada del cónclave en el que se eligió a su sucesor, Vázquez le envió "un abrazo de cariño y respeto" al que definió como: "Mi presidente".

CRÍTICAS AL PP

Por último, utilizó unos minutos para criticar al PP y advertir de que "no se trata de una derecha rancia y oxidada, sino de algo peor: una derecha fría, que dice que no hay ideologías y que puede desmontar el país sin ponerse nerviosa".

Además, censuró su "cinismo" respecto de la utilización que hizo de la crisis desde la oposición, cuando "todo era culpa de Touriño", y cuando admitió que la situación "está mal, se va a poner peor y que poco hay que hacer", después del 1 de marzo.

A mayores, reprobó la visita del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, al Panteón de los Gallegos Ilustres, porque "20 días antes decían que hablar gallego era un ataque a Galicia y a la libertad". "¡Si hablaran los que están dentro!", exclamó, para reprobar la "sangre fría" de los populares demostrada, a su juicio, en este acto.