Magdalena Álvarez:"En Madrid hemos hecho inversiones en transporte que no tienen precedente en la historia"

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La ex ministra de Fomento y número tres del PSOE para las próximas elecciones europeas, Magdalena Álvarez, defendió durante una entrevista concedida a Europa Press la gestión relativa a la Comunidad de Madrid que realizó al frente del Ministerio y rechazó las acusaciones que de su política ha realizado la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre. "Hemos hecho inversiones en materia de transporte en Madrid que no tienen precedente en la historia", afirmó.

La ex ministra señaló algunas de estas actuaciones como "la puesta en servicio de la T4, la conexión del túnel Atocha-Chamartín, la duplicación de las cercanías, el plan de cercanías --que supone más de 5.000 millones en inversión--, la conexión a través de Serrano de Atocha y Chamartín para la alta velocidad, la operación Chamartín --que aprobamos a finales del año pasado y que llevaba negociándose 15 años--, la ampliación de la estación de Atocha --que ya está aprobada públicamente--. Le podría decir miles de actuaciones e inversiones que hemos hecho en Madrid, pero al PP no le conviene que eso salga porque le interesa el victimismo y decirle a los madrileños que ellos los quieren mucho y el PSOE no".

Para Álvarez decir que Fomento no ha invertido dinero en Madrid durante los años de su mandato "es incierto desde el principio hasta el final porque hemos hecho muchas inversiones muy importantes que los madrileños disfrutan y nos sentimos muy orgullosos de ello".

La ex ministra negó haber tenido ningún enfrentamiento personal con la presidenta de la Comunidad de Madrid aunque "ambas trabajamos en proyectos políticos distintos y por lo tanto nuestra visión de lo que hay que hacer con Madrid y con España es diferente".

"A mi, por ejemplo, me parece un error privatizar la Educación y la Sanidad --y así está la Sanidad en Madrid-- pero yo no he tenido ningún planeamiento negativo de tipo personal hacia ella, no sé si ella hacia mi sí; ahora bien, políticamente hablando, estamos en los extremos opuestos", concluyó.