Manera ya tiene elaborada una propuesta del Plan Financiero para IB3 que afrontará la deuda acumulada de 150 millones

PALMA DE MALLORCA, 22 (EUROPA PRESS)

El conseller de Economía, Hacienda e Innovación, Carles Manera, ya tiene elaborada una propuesta del Plan Financiero para IB3, que afrontará la deuda acumulada de 150 millones de euros en el ente autonómico, mientras que durante esta semana, el Ejecutivo balear también ha avanzado "con fuerza" en la elaboración del nuevo modelo audiovisual, para lo cual deberán aprobarse la Ley de Radio y Televisión Públicas y la Ley del Consejo Audiovisual.

Así lo informó tras el Consell de Govern la portavoz, Joana Barceló, quien confió en que la próxima semana, el Ejecutivo comparecerá para explicar los avances en la 'hoja de ruta' para el nuevo modelo audiovisual de IB3, tras las reuniones mantenidas a lo largo de esta semana para abordar esta cuestión, de cara a cumplir con lo establecido en el Estatuto de Autonomía de Baleares.

"Hay bastante acuerdo, respecto al Plan de Estabilidad Financiera de la Televisión, que pasa por hacer frente a la deuda histórica y a la actual y aflorar de manera muy clara los costes de la administración", recalcó Barceló, quien indicó que se establecerá un nuevo contrato programa, que deberá ajustarse al presupuesto previsto para este año.

Precisamente, la portavoz ya anunció en el Consell de Govern del pasado viernes que durante esta semana, se iban a reunir las diferentes Consellerias con competencias en IB3, con el objetivo de cerrar un "gran acuerdo" para construir "entre todos" un nuevo modelo del ente público con "todas las garantías financieras y de pluralidad", después de que en los últimos meses hayan hecho propuestas de los textos jurídicos de la nueva Ley Audiovisual.

No obstante, Barceló ya recalcó que "no tiene nada que ver" el cambio de modelo de IB3 con un posible cambio en la Dirección del ente autonómico, por lo que la citada 'hoja de ruta' no estaría relacionada con el compromiso del Govern de elegir en esta legislatura al director general de la radio y televisión públicas por una mayoría cualificada del Parlament, sustituyendo así al actual máximo responsable, Antoni Martorell.