Martín dice que no hay "salida jurídica" para Vuelta Ostrera y el PP le acusa de no hacer nada contra la demolición

El consejero afirma que el Gobierno de Cantabria no pagaría nada si fuera necesaria una nueva instalación SANTANDER, 4 (EUROPA PRESS)

El consejero de Medio Ambiente de Cantabria, Francisco Martín, afirmó hoy que "no hay salida jurídica" para impedir la demolición de la depuradora de Vuelta Ostrera, que no obstante seguirá funcionando "hasta que no haya otra alternativa". Martín aseguró ser "el primer interesado" en que no se "demuelan 25 millones de euros", pero subrayó que su "prioridad" es que los vecinos de la Cuenca del Besaya "tengan las mejores condiciones de vida, con esta depuradora o con otra". Al respecto, afirmó que si resulta "necesario" hacer una nueva instalación, sus costes no repercutirán en el Gobierno de Cantabria ya que será una obra de interés general del Estado.

Martín se pronunció así en respuesta a una interpelación parlamentaria formulada por la diputada 'popular' Isabel Urrutia sobre la citada depuradora, quien le acusó de no haber hecho nada para impedir la demolición y de "plegarse al interés de unos pocos" y al "chantaje de una asociación que dice que es ecologista", en alusión a ARCA.

El consejero, que recordó que fue el Gobierno del PP el que decidió que la depuradora continuara en un terreno de dominio público marítimo terrestre, afirmó que el "margen de maniobra" del Ejecutivo cántabro en esta cuestión es "muy menor" pero aún así "siempre ha tenido interés en estar presente en cualquier decisión".

El responsable de Medio Ambiente comparó la situación de Vuelta Ostrera con un conductor multado. "Ustedes --el PP-- cometen la infracción y arremeten contra el abogado que intenta resolver el problema, el Gobierno regional que está pagando el pato", denunció.

Aseguró que se han planteado alternativas para evitar la demolición, incluso la que defendió el PP de medidas compensatorias, pero "todas las posibilidades jurídicas han llevado a un callejón sin salida", en el caso de la petición 'popular', porque no está contemplada en la Ley de Costas. "No hay salida por la vía jurídica y lo lamento de verdad", insistió Martín.

Además, el consejero instó al PP a "no simplificar la cuestión" y en este sentido subrayó que el Gobierno de Cantabria, con la colaboración de empresas y ayuntamientos, está trabajando para mejorar la calidad de vida de los vecinos de la Cuenca del Besaya, algo que se está "consiguiendo".

Asimismo, apuntó la "única alternativa viable" es una nueva depuradora, que, "con un coste menor", se hará "bien y con tiempo". Mientras tanto, afirmó, "cada año que pase Vuelta Ostrera estará más amortizada, que es lo más que se puede intentar".

Por su parte, Urrutia acusó al consejero de no defender el no derribo de la depuradora, de "deslealtad con el interés general" y de mentir a los cántabros cuando apoyó el que no se derribara para cambiar después de opinión y "rendirse, no se sabe por qué".

La parlamentaria aseguró que otra construcción tendría un coste "mínimo" de 30 millones de euros, y reprochó que el Ejecutivo "no trabaja por el interés de esta tierra".

"Este Gobierno no ha defendido de forma firme y creíble la no demolición de Vuelta Ostrera", insistió, y acusó al presidente, Miguel Ángel Revilla, de "no haber hecho nada porque le da igual" y porque en esta actuación no había "un amigo de".