Más de 670.000 catalanes dejarán de ver televisión analógica el 30 de junio

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Unos 673.000 catalanes residentes en las zonas próximas a Mataró (Barcelona) y Ripoll (Girona) dejarán de ver la televisión analógica el 30 de junio, cuando se producirá un 'apagón' incluido dentro del Plan Nacional de Transición a la Televisión Digital Terrestre del Gobierno y casi un año antes del 'encendido digital' en abril de 2010.

El director de la Oficina Nacional de la Transición a la TDT del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, José Antonio Quintela, explicó hoy en rueda de prensa que en 51 municipios del área de Mataró --que abarcan las comarcas del Maresme y el Vallès Oriental-- y otros 33 de la zona de Ripoll --comarcas de La Garrotxa y el Ripollès-- se han dado las condiciones necesarias para ordenar el cese de emisiones analógicas.

Y es que a principios de abril, el 79,4 por ciento de hogares de la zona de Ripoll estaban conectados a la TDT y el 81 por ciento en la de Mataró y si se tienen en cuenta los hogares abonados a otras plataformas digitales los porcentajes ascienden al 87,3 por ciento y el 87,7 por ciento, respectivamente.

El Ministerio de Industria ha iniciado una intensa campaña publicitaria para informar a los ciudadanos afectados de la necesidad de adaptarse a la TDT si no lo han hecho ya y, sobre todo, no dejar para el último momento la adaptación de sus antenas. En estas zonas, los teleespectadores verán cómo hasta el 30 de junio aparece un rótulo cada hora en los canales analógicos que informa que a partir de julio esa cadena sólo se podrá ver en TDT.

Esta acción se acompaña de puntos fijos de información, en Mataró y Olot, que durante dos meses informarán a los ciudadanos y recogerán las posibles preocupaciones y problemas de los ciudadanos. Así como puntos de información móviles que recorrerán 21 municipios catalanes de los afectados hasta el 21 de junio.

APOYO ESPECIAL A ANCIANOS Y DISCAPACITADOS

Quintela explicó que hay que incidir especialmente en aquellos colectivos que tienen algún tipo de dificultad de acceso, como ancianos y discapacitados visuales y auditivos. A estas personas se les cederán descodificares y voluntarios se encargan de su instalación en el propio hogar.

Las comunidades son las encargadas de identificar a las personas susceptibles de acogerse a estas ayudas. También se colocarán folletos informativos en zonas donde acuden especialmente ancianos, como los centros de salud, y en algunas sucursales bancarias.

Los primeros días tras el 'apagón analógico' las cadenas que emitían a través de esta vía mostrarán una imagen fija que informará que ese canal ya sólo puede verse a través de la TDT. También se ha habilitado un teléfono de información.

Quintela, que estuvo acompañado por el delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel; valoró positivamente todo el proceso de transición a la TDT, aunque remarcó que es una "revolución" que se está haciendo en poco tiempo por lo que pueden haber complicaciones.

Sin embargo, aseveró que la fecha final del 'apagón', el 3 de abril de 2010, es "inalterable". Actualmente la cuota de pantalla de la TDT es del 30,9 por ciento y la analógica continua a la baja, con un 47 por ciento, según reveló.