Mato dice que la Xunta intentará que "no sucedan" nuevos casos como el de Pascual, aunque reconoce que "pinta negro"

LUGO, 12 (EUROPA PRESS)

La conselleira de Traballo e Benestar Social, Beatriz Mato, destacó hoy la preocupación del Gobierno gallego ante casos como el ERE de Pascual en su planta de Outeiro de Rei (Lugo), que afecta a sus 155 trabajadores, y aseguró que la Xunta vigilará que "no sucedan" nuevos casos, aunque reconoció que "pinta negro".

"Eso es lo que nos preocupa y trataremos de mirar para que cosas como las que ocurrieron en Pascual no sucedan", aseveró la responsable autonómica en materia laboral, quien recordó que la tramitación del ERE de la empresa láctea no depende de la Administración gallega, ya que es una cuestión de "carácter estatal".

Además, dijo no tener conocimiento oficial de que alguna empresa esté interesada por hacerse con las instalaciones que posee este grupo lácteo en Outeiro de Rei. "Personalmente y como conselleira de Traballo, nadie me hizo comentario oficial", dijo.

Tras una reunión con la delegada territorial de la Xunta en Lugo, Raquel Arias, la conselleira advirtió de que en esta provincia ya se superaron, en cuatro meses de este año, las tramitaciones de ERE que se formularon durante todo 2008.

Así, indicó que en estos primeros cuatro meses de 2009 se presentaron en Lugo 22 expedientes que afectan a 358 personas, cuando en 2008 el número de trabajadores afectados se elevó a 200.

En otro orden de temas, Beatriz Mato se volvió a comprometer a que para finales de este año, 16.000 grandes dependientes tendrán la atención que precisan en virtud de la aplicación de la Ley de Dependencia.