Médicos sin fronteras acerca a los ciudadanos sus trabajos y proyectos con una exposición en la Universitat de València

VALENCIA, 18 (EUROPA PRESS)

La Universitat de València acoge desde hoy y hasta el próximo lunes 25 de mayo la exposición de Médicos Sin Fronteras '¿Qué es MSF?', una muestra que pretende acercar a los ciudadanos el trabajo y los principios de actuación de esta organización internacional con más de 350 proyectos en 60 países de todo el mundo.

Estructurada en varias columnas formadas por cubos apilables, los textos y fotos de terreno de la muestra permiten al visitante repasar la historia de la organización desde su creación en 1971, sus ejes de trabajo, los principios de la acción humanitaria, los testimonios, los perfiles profesionales de los trabajadores, su balance financiero y la distribución del gasto.

La exposición, que podrá visitarse en el hall de la Facultad de Ciencias Sociales (Campus dels Tarongers), explica la cadena de la ayuda humanitaria de una organización que, a través de sus 25.000 trabajadores --tanto internacionales como personal contratado localmente--, aporta su asistencia a poblaciones en situación precaria y víctimas de conflictos armados, desplazamientos forzados, enfermedades endémicas y epidémicas, catástrofes naturales, violencia social y exclusión de la atención sanitaria, en África, Asia, Latinoamérica y Europa.

Médicos Sin Fronteras nació en 1971 de la mano de un grupo de médicos y periodistas, frustrados unos porque el mandato de la organización en la que trabajaban les impedía prestar testimonio sobre el genocidio de los ibo en Biafra (Nigeria, 1968), otros por la ineficacia con que se atendió a las víctimas de las inundaciones de 1970 en Pakistán Oriental (actual Bangladesh). La sección española de la entidad fue creada en 1986.

En la actualidad, MSF es una de las principales organizaciones humanitarias independientes del mundo. Más de la mitad de los proyectos tienen por escenario contextos en conflicto, post-conflicto o altamente inestables, como Somalia, República Democrática del Congo, Darfur (Sudán), Chad, República Centroafricana, Zimbabwe, Sri Lanka, Myanmar o Colombia. En el ámbito de las enfermedades olvidadas, MSF asiste a pacientes de chagas, la enfermedad del sueño, kala azar o tuberculosis en Guatemala, Bolivia, India, Georgia o Kirguizistán, entre otros países.

8,4 MILLONES DE CONSULTAS

La última memoria internacional de la organización refleja que, en 2007, los equipos de MSF realizaron 8,4 millones de consultas externas, con 340.700 ingresos hospitalarios, y atendieron, entre otros, a 1,2 millones de enfermos de malaria, 122.000 niños con malnutrición severa, 43.000 enfermos de cólera y 13.000 víctimas de violencia sexual.

El año terminó con 112.000 pacientes en tratamiento contra el VIH/Sida, 111.000 partos y 3 millones de vacunaciones contra meningitis y sarampión. Además, los equipos de MSF realizaron 53.600 intervenciones quirúrgicas y 160.000 sesiones individuales o en grupo de atención psicológica.

La exposición explica cómo se organiza todo este trabajo, empezando por las razones que determinan una intervención o los principios que guían la labor de la organización, humanidad, independencia, imparcialidad y neutralidad. Asimismo, aborda cuestiones como la organización de las centrales de compra y almacenaje que se utilizan en los envíos de material a terreno.

La muestra ofrece detalles sobre los trabajadores de la organización, los tipos de perfiles profesionales y sus competencias. A lo largo de toda la exposición, fotografías de terreno permiten entender todas las fases de una intervención humanitaria y los gráficos recogen los presupuestos de la organización tanto en el ámbito internacional como nacional.

En este sentido, la organización humanitaria cuenta en la actualidad con cerca de 4 millones de socios y colaboradores en todo el mundo, de los que unos 440.000 son españoles. Con ello se garantiza que alrededor del 90 por ciento de los fondos de la organización sean de origen privado. En el ámbito autonómico hay alrededor de 30.000 socios, y 12.000 en la ciudad de Valencia.

Los fondos privados permiten a Médicos sin Fronteras "prestar una asistencia humanitaria independiente en todos los contextos, inmediata y ajena a las agendas políticas, y denunciar sin interferencias las injusticias de las que son víctimas las poblaciones a las que se asiste", resaltaron, desde la organización.