Medio Ambiente inicia un inventario general de caminos de Cantabria

Se realizará un sistema de información geográfico que caracterizará todos los caminos públicos como paso previo para su conservación

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria ha iniciado la realización del inventario de caminos de titularidad pública de Cantabria con el fin de elaborar un inventario general que permita su caracterización.

Se trata de un paso previo, pero imprescindible, para elaborar posteriormente una estrategia que permita su conservación y puesta en valor, según ha informado el director general de Medio Ambiente, Javier García-Oliva.

"Los caminos tradicionales constituyen un patrimonio cultural de inestimable valor, muchos de los cuales han sido destruidos, abandonados o transformados, debido al desarrollo de las modernas infraestructuras", subrayó en un comunicado.

Además del valor intrínseco, indicó, estos trazados tienen un "interés añadido" por los entornos que recorren. De ahí que la intención de la Consejería es que puedan ser utilizados como medios "para el disfrute y difusión de los valores paisajísticos, ecológicos y culturales de los parajes que recorren".

Señaló que, actualmente, no hay ningún inventario que recoja la totalidad de los caminos existentes en Cantabria, y muchos, especialmente los históricos, "corren el peligro de perderse, y con ellos una parte importante de la historia de la región".

Según García-Oliva, los caminos no sólo tienen una función de comunicar poblaciones, sino que "nos hablan de la estructura social histórica, su economía, la articulación de los territorios y su evolución".

"El inventario es una necesidad si no queremos perder parte de nuestra historia además de una magnífica oportunidad para ponerlos en valor, ya que muchos permiten acceder a lugares de interés natural, siendo también su conservación una herramienta importante dentro de una estrategia para el desarrollo rural", afirmó el director general.

TRABAJO

La metodología de trabajo que se pondrá en marcha, a través de la Oficina de Estudios y Proyectos de la Dirección General de Medio Ambiente, creará en primer lugar una cartografía de caminos a través de la recopilación de fuentes de diferentes épocas, como los mapas históricos de Tomás López y Francisco Coello, que datan de los siglos XVIII y XIX; el Mapa Topográfico Nacional de los años 30 y 40 del siglo pasado, o el Catastro de Rústica de 1953. Asimismo, se incluirán trabajos sectoriales más actuales realizados por distintas consejerías y la Universidad de Cantabria (UC).

Posteriormente, se analizarán los trazados en función de criterios como el histórico, el dominio público, la continuidad con otras infraestructuras, o la conexión con elementos de alto valor patrimonial.

El siguiente paso consistirá en codificar y registrar los itinerarios seleccionados, comprobando en ortofoto el estado actual, y luego visitar a las autoridades locales para recoger información y comprobarla in situ con la toma de datos de campo referidos a los firmes enlosados o empedrados, construcciones auxiliares, o patrimonio ambiental. También se tomarían coordenadas con GPS que permitirá en su conjunto una caracterización completa de cada camino.