Miles de personas desbordan fervor por la Virgen de los Desamparados intentando alcanzar el manto protector

VALENCIA, 14 (EUROPA PRESS)

Miles de personas clamaron hoy a la Mare de Déu en la Plaza de la Virgen en su recorrido desde la Real Basílica hasta la puerta románica de la Catedral de Valencia, durante la celebración de la Festividad en honor a la Virgen de los Desamparados.

En el recorrido, los devotos desbordaron fervor por la Virgen y algunas personas se subieron a hombros para gritar a la Virgen. La Mare de Déu 'bailó' a hombros de sus portados y fueron muchos los niños, incluso de pocos meses, y adultos que avanzaron sobre el mar de gente para conseguir tocar e manto de la virgen y alcanzar, de este modo, la protección.

Tras el recorrido por la Plaza de la Virgen, la imagen de la Mare de Déu se abrió paso hacia la calle Micalet entre la multitud y los aplausos, desde donde llegó a la Plaza de la Reina. Una vez allí, giró por la calle Barchilla donde está la puerta románica de la Catedral de Valencia, por la que accedió al templo.

Previamente al recorrido de la Virgen, el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en la homilía durante la solemne misa d'Infants que presidió en la plaza de la Virgen, exhortó a los valencianos a ser "cómplices de la esperanza" y a llenarse "de Dios, porque hay momentos de la historia en los que sentimos la necesidad de llenar nuestras vidas y este es uno de ellos".

Monseñor Osoro advirtió de que "estamos hartos de que nos den baratijas que nos dejan más vacíos y relegan nuestra vida a la mediocridad". Frente a este "vacío existencial", el arzobispo ensalzó la figura del padre Jofré, con motivo del 600 aniversario del sermón que pronunció en la Catedral de Valencia y que dio origen a la devoción a la Virgen de los Desamparados y a la construcción del primer manicomio del mundo en Valencia.

"Aquel movimiento espiritual que surge en Valencia hace 600 años fue para llenar de Dios la vida de los hombres, con el estilo, la manera y la intercesión de María", precisó el prelado, quien combinó en su homilía el castellano y el valenciano.

MENSAJE DE ESPERANZA

El arzobispo de Valencia alentó a llevar el mensaje de esperanza a "los pobres, los que sufren, los enfermos, humillados y ofendidos" y dijo que "no basta con compadecer penas, ni siquiera aliviarlas", porque "esto es demasiado poco y pueden hacerlo, incluso, aquellos que no conocen la resurrección".

Los hombres "necesitan de la esperanza tanto como del oxígeno para respirar", y evocó el ejemplo del padre Jofré. "Los tiempos han cambiado, pero la intuición que nace del amor de Dios no pasa nunca y sigue siendo necesario mostrar ese mismo amor, sigue siendo necesario que Valencia regale a todos los hombres el mismo movimiento de fe, esperanza y amor que hace seis siglos surgió aquí con el padre Jofré", señaló el arzobispo.

Por otra parte, monseñor Osoro elogió la vinculación del pueblo valenciano con su patrona, la Mare de Déu dels Desamparats. "Es inexplicable vuestra vida y vuestra historia sin esta realidad", dijo y aseguró que "María y cada uno de vosotros sois inseparables".

En la ceremonia, concelebraron con monseñor Osoro sus tres obispos auxiliares, monseñores Esteban Escudero, Enrique Benavent y Salvador Giménez, así como varios prelados valencianos, que son titulares de distintas diócesis españolas como el arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García-Aracil; el obispo de Ibiza, monseñor Vicente Juan Segura; el obispo de Mallorca, monseñor Jesús Murgui; el obispo de Tortosa, monseñor Javier Salinas; el obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá.

Además concelebraron los obispos valencianos monseñor Antonio Vilaplana Molina, emérito de León; y monseñor Juan Oliver, obispo de la diócesis peruana de Requena, que ha estado acompañado por monseñor Lino Panizza, titular de la diócesis también peruana de Caravayllo.

Por otra parte, entre las autoridades participantes se encontraban miembros del Gobierno valenciano encabezados por los vicepresidentes Vicente Rambla y Juan Cotino; la alcaldesa de Valencia Rita Barberá; y la portavoz del PSPV en el Ayunttamiento valenciano, Carmen Alborch, así como el teniente general jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad, Fernando Sánchez-Lafuente Caudevilla; el presidente de la Audiencia de Valencia, Pedro Castellanos, y los rectores de la Universitat de Valencia y de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, Francisco Tomás y José Alfredo Peris, entre otras autoridades.

Durante la missa d'Infants, en la que concelebraron también decenas de sacerdotes que repartieron la comunión a los miles de participantes previstos en la ceremonia, intervinieron la coral infantil 'Juan Bautista Comes', del Conservatorio Municipal 'José Iturbi', y la Orquesta Sinfónica, del mismo conservatorio, además de la escolanía de la Virgen de los Desamparados, todos ellos bajo la dirección de Vicente Francisco Chuliá Ramiro.