Monteseirín celebra la "magnífica solución" del caso de Diego de Riaño para evitar una inversión baldía

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), aseguró hoy que comenzará "cuanto antes" la mudanza de los trabajadores del edificio municipal de la calle Diego de Riaño que serán reubicados en la antigua sede de la Delegación provincial de la Consejería de Salud, dada la paralización total de la actividad laboral en este inmueble por orden de la Inspección de Trabajo, con lo que consideró que esta "magnífica solución" permite al Ayuntamiento "ahorrar" en trabajos de restauración de un edificio ya enajenado.

En rueda de prensa, Alfredo Sánchez Monteseirín explicó que gracias al acuerdo adoptado entre el Ayuntamiento y la Consejería de Salud, a cuya antigua sede de la Delegación Provincial serán trasladados los trabajadores que aún esperan reubicación por el desalojo de este edificio municipal, el Consistorio "ahorra" la intervención urgente planeada para el inmueble de la calle Diego de Riaño, pues recordó que el edificio ha sido ya enajenado y tal actuación habría sido baldía por lo que al interés público se refiere.

"Esto nos permite no hacer ningún tipo de desembolso en el edificio de la calle Diego de Riaño", celebró el primer edil advirtiendo de que las obras de urgencia promovidas por el Ayuntamiento para permitir el realojo de las instalaciones sólo habrían supuesto el aprovechamiento del inmueble "durante seis meses" hasta que se consumara su enajenación con la entrega del inmueble a la entidad adjudicataria.

"Es una magnífica solución", aseguró el alcalde hispalense para anunciar que la mudanza de este colectivo de trabajadores y su equipamiento a la antigua sede de la Delegación provincial de la Consejería de Salud comenzará "cuanto antes". Al respecto, admitió que dado que la cesión gratuita de este enclave al Ayuntamiento tiene en el mes de diciembre su fecha de caducidad, "habrá que meter prisa" a la construcción del nuevo edificio del tranvía Metrocentro para la reubicación definitiva de los servicios municipales afectados por la resolución de la Inspección de Trabajo que ordenaba la paralización de la actividad en el edificio de la calle Diego de Riaño como consecuencia de su estado de conservación.

"Ya no hacemos la obra. Nos ahorramos la inversión", insistió el alcalde en cuanto a la inminente enajenación de este edificio afectado por nuevos desperfectos y vibraciones a consecuencia de unas obras que se ejecutan en una finca aledaña. Así, concedió carácter "urgentísimo" a las obras de construcción del nuevo edificio del metrocentro, porque si bien la antigua sede de la Delegación provincial de la Consejería de Salud se ha cedido al estar "sin uso", en diciembre expira la cesión acordada con la Consejería de Salud.